DE LA UNAM

Es dañino humanizar a las mascotas, dicen especialistas

Les genera ansiedad y hasta ataques de pánico, alerta Moisés Heiblum

Foto: Archivo El Gráfico

Foto: Archivo El Gráfico

Al día 04/12/2017 09:42 Redacción Actualizada 13:10
 

Tratar como humano a un perro o gato, desdeñando sus propias formas de comunicación, organización social y reglas de convivencia, limita su bienestar al generarles un alto grado de ansiedad, afirmó Moisés Heiblum, académico de la Facultad de Medicina Veterinaria (FMVZ) de la UNAM.

El especialista advirtió que en ocasiones las personas que tienden a humanizar a sus animales compañía; sin embargo esta práctica les causan un gran daño, pues les exigen comportamientos que no son propios de su especie.

Soledad. Heiblum agregó que esta situación se ha vuelto común, debido a que cada vez hay más personas sin hijos o familias que tienden a mitigar su soledad con animales.

“Los animales se convierten en miembros fundamentales de la familia y se les integra a actividades propias de los humanos; al pretender que se comporten como personas, se deposita en ellos expectativas fuera de contexto, remarcó.

SUFREN. Explicó que si un perro está todo el tiempo con su dueño se crea apego excesivo y cuando no está, el animal puede sufrir de ansiedad por separación: “Esto se manifiesta con ataques de pánico que lo motivan a destruir objetos, vocalizar, orinar y defecar dentro de la casa”.

“Al regresar y ver el desorden, el dueño piensa que el animal lo hizo en venganza por haberlo dejado solo, lo regaña y lo trata como si entendiera las circunstancias, cuando en realidad el perro está expresando ansiedad porque la figura que le aporta seguridad no está disponible”, agregó.

VAN HASTA BODAS. También, indicó, las personas integran a sus mascotas a rituales o costumbres como celebrar su cumpleaños o hacerlos partícipes de bodas y eventos que no necesitan ni comprenden.

Lo que sí recomendó es cubrir las necesidades básicas de los animales como darles de comer, agua, contar con un lugar para resguardarse; estar libres de dolor, enfermedades y miedo, y tener la libertad de expresar su comportamiento normal, propias de su especie.

Comentarios