Tláloc rockeó con Guns N’ Roses

4 fotos
La banda congregó a 65 mil 500 asistentes en el primero de dos conciertos en el Foro Sol
SERGIO FLORES CAMAÑO
20/04/2016 - 13:58

La noche que Guns N' Roses frenó la lluvia. Así se podría definir lo que sucedió ayer en el primero de dos conciertos que ofreció la banda estadounidense en el Foro Sol.

"A diez pesos la capa para que no se moje", era lo primero que uno escuchaba al llegar al foro capitalino, y es que el cielo amenazaba con caerse a pedazos sobre los 65 mil 500 asistentes, según datos de OCESA.

Esa amenaza se cumplió pero cuando The Cult, banda abridora, hacía rugir sus guitarras ochenteras sobre una multitud que quedó hecha sopa a los primeros minutos de su actuación.

Tláloc estaba presente en la velada de hard rock, sin embargo minutos antes de que saliera la agrupación liderada por Axl Rose y Slash, milagrosamente el agua cesó: el Dios Azteca de la Lluvia también quería disfrutar de la 'jungla eléctrica'.

Desde una especie de trono, sentado al centro del escenario por tener un pie fracturado, Axl emanaba una voz potente que hacía recordar sus años mozos, esos años de gloria cuando tenía 25 kilos menos y enamoraba a todas las colegialas con su rubia cabellera.

Esos 'años maravillosos' regresaban por momentos al Foro Sol, que literalmente se cimbró cuando entonaron 'Welcome to the Jungle', un clásico de clásicos del rock mundial que hizo saltar a todos los espectadores en una mole de energía.

Slash se apoderó de los momentos protagónicos en cada tema con sus múltiples guitarras y sonidos distorsionados.

El guitarrista quizá no sea el Hendrix que muchos de sus seguidores creen que es, pero la forma en que ejecuta sus solos son de una contundencia por demás espectacular y se da el lujo de rendir homenajes desde las seis cuerdas a la música de ‘El Padrino’, a Pink Floyd, a Paul McCartney, antes de llegar al clímax con los inconfundibles riffs de ‘Sweet Child O’ Mine’.

Guns N' Roses consiguió que los presentes regresaran en el tiempo a los años 90, y algunos fans no dudaron en ponerse su camisa de cuadros en la cintura como Axl, lucir piernas en ajustados shorts o comprar un sombrero tipo Slash en 150 pesos con rizos negros incluidos.

Pirotecnia, visuales en las pantallas gigantes con las siglas G N' R, pistolas y rosas, eran sólo adornos. Lo que reinó esa noche de martes en que Guns N' Roses frenó la lluvia fue eso a lo que los clásicos llaman simplemente: ¡Rock&roll!

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK