Tragedias en elevadores

Los elevadores forman parte de la vida cotidiana de muchas personas
17/08/2013 - 06:11

Cuando pensamos en accidentes en elevadores, nos imaginamos una descompostura o que se fue la luz.

Lo primero que nos viene a la mente es la probabilidad de quedarse atrapado dentro de la cabina hasta que llegue la luz o hasta que algún mecánico llegue a rescatarnos.

Sin embargo, los elevadores han sido protagonistas de trágicos accidentes, tan espeluznantes que nos harán pensar dos veces antes de usarlos.

Cortada a la mitad. El pasado 15 de mayo, una mujer quedó atrapada en la puerta de un ascensor y murió. Los hechos ocurrieron en el edificio de Changhong, del distrito de Shenzhen Luohu, en China.

El aparato se detuvo a medio viaje con varias personas en el interior. Se abrieron las puertas, una joven distraída con su celular salió por las puertas abiertas a medio viaje. Fue cuando el aparato cerró las puertas de manera violenta y comenzó a moverse, atrapando y cortando el cuerpo de la joven por la mitad. 

 

 

Caída de 75 pisos. En 1945, un avión se estrelló contra el piso 78 del Empire State. El elevador cayó a gran velocidad con la operadora adentro. La mujer sobrevivió gracias a la enorme cantidad de cable que se encontraba en el pozo, la cual sirvió como trampolín y amortiguó la caída.

 

Repartidor chino. Un repartidor de comida de origen chino llamado Ming Kuang Chen, quedó atrapado en un elevador de Nueva York. Como no hablaba inglés, los elementos de seguridad nunca le entendieron lo que decía por el intercomunicador. Por fortuna lo encontraron tres días después.   

 

Monja de 85 años. Una monja quedó encerrada en un elevador en abril del 2011. La Hermana Margaret Geary logró sobrevivir cuatro días comiendo tallos de apio, una botella de agua y pastillas para la tos, las cuales chupaba para calmar su sed.

Sherwood y Caroline Wadsworth. La pareja tenía una residencia privada de tres pisos cerca de la costa de Georgia, la casa contaba con un elevador.

Un día sus vecinos notaron que no recogían el periódico y que no sacaban la basura, por lo que llamaron a la policía. Fueron encontrados dentro de su ascensor acostados en posición fetal, uno frente al otro. Ambos murieron de agotamiento a causa del calor. Se estima que estuvieron atrapados cuatro días.

 

 

Ascensor de hospital. El médico Hitoshi Nikaidoh fue decapitado por un elevador el 16 de agosto del 2003. Ese día la asistente médico, Karin Leah Steinau, quedó atrapada dentro del elevador con la cabeza del médico. La mujer tuvo que esperar, con la cabeza humana dentro, la llegada y las labores de los equipos de rescate para salir de la cabina. 

 

Una broma que terminó muy mal. Aunque no se trata de un fatal accidente, la famosa broma del elevador terminó mal cuando la niña que interpretaba al fantasma fue golpeada por una de las ‘víctimas’ de la broma.

 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK