Las mujeres más peligrosas de la historia moderna

En los últimos años, varias féminas han sido incluidas en las listas de los "delincuentes más buscados" por el FBI
16/05/2013 - 06:42

En 1908, en Estados Unidos surgió el departamento de investigación de crímenes más importantes del mundo, la Oficina Federal de Investigación, mejor conocida por todos como FBI.

Ellos son los encargados, entre muchas cosas, de alertar a la sociedad de todo el planeta de quiénes son los criminales más peligrosos, mediante el listado anual que conforman de los hombres más nocivos en la faz de la Tierra.

Lo cierto es que dicho ranking no es exclusivo para las personas del sexo masculino; a lo largo de todos estos años varias mujeres han sido catalogadas como delincuentes altamente peligrosas.

En El Gráfico, tomando en cuenta a news.discovery.com, te presentamos a algunas de estas féminas que han puesto a temblar a todos.

Joanne Chesimard. En mayo de 1973, esta mujer de origen afroamericano, quien era activista del Ejército por la Liberación Negra, fue condenada a cadena perpetua por matar a tiros a un oficial de la policía de Nueva Jersey llamado Werner Foerster.

Seis años después de ingresar a prisión, Joanne logró escapar, por lo que el FBI inició de inmediato su búsqueda, al incluirla dentro de la lista de los “Terroristas Más Buscados”, convirtiéndose en la primera mujer en aparecer en dicho rubro. Durante todo este tiempo, Chesimard ha vivido en Cuba, protegida por el asilo político otorgado por este país, bajo el nombre de Assata Shakur.

Ruth Eisemann-Schier. En 1968, se convirtió en la primera mujer en ingresar a la lista de “los más buscados por el FBI”, al ser acusada del secuestro y la extorsión de Barbara Jane Mackle, una estudiante de 20 años que fue enterrada viva.

Ruth cometió el delito al lado de quien fuera su pareja, Gary Steven Krist; luego de dos meses de estar prófuga, fue detenida por las autoridades, confesándoles que todo lo hizo por amor a su novio. Fue condenada a siete años de prisión.

Marie Dean Arrington. Esta mujer se convirtió en una criminal cuando en 1969 asesinó  a la secretaria del abogado que perdió el caso de sus dos hijos, quienes debían enfrentar a la justicia por cargos de robo.

Marie fue juzgada y condenada a muerte. Meses después, logró escapar de la prisión de una forma una tanto inverosímil, pues tuvo que saltar varias cercas de púas, así como cruzar grandes portones. Finalmente, dos años después fue recapturada, aunque su castigo de muerte fue suspendido al considerarlo como algo anticonstitucional, por lo que pasó 10 años más en la cárcel.

Angela Davis. Es una política y activista afroamericana, actualmente es profesoras de la Universidad de California, en Santa Cruz. En 1969, cuando era estudiante, fue expulsada de dicha universidad, al descubrirse que pertenecía al Partido Comunista norteamericano.

A finales de los años 60, Angela se involucró en la campaña para mejorar las condiciones de vida en la prisión; fue así como entró en contacto con el caso de dos chicos, Jorge Jackson y W.L. Nolen, quienes asesinaron a uno de los custodios de la cárcel en la que se encontraban.

Los acusados aseguraron que Davis colaboró en el asesinato, por lo que la mujer se dio la fuga, ingresando así a la lista de “los más buscados”. Meses después fue detenida y tras un largo proceso legal, fue absuelta de todo cargo en su contra.

Bernardine Rae Dohrn. En los años 70, era una de las estudiantes más sobresalientes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago, condición que cambió radicalmente cuando se le asoció con el Weather Underground, grupo radical que pretendía derrocar al gobierno.

De inmediato, el FBI la incluyó en la lista de “personajes peligrosos”, en donde se mantuvo cerca de tres años, luego de que un juez federal pidiera a este organismo que borrara su nombre de dicha categoría.

Susan Edith Saxe. En su época de estudiante, Susan cometió una serie de robos para dotar de armas y dinero al llamado grupo “Panteras Negras”. Saxe participó en el asalto de una armería de la Guardia Nacional.

Las armas tomadas fueron utilizadas por los rebeldes en el asalto de un banco, en el cual, un policía resultó muerto. Susan fue buscada por el FBI durante años y en 1975, fue condenada a siete años de cárcel.

Katherine Ann Power. Fue la cómplice de Susan Saxe en la dotación de armas de fuego a las llamadas “Panteras Negras”. Katherine no corrió con la misma suerte que su compañera, ya que huyó de su país, por lo que el FBI estuvo en su búsqueda durante varios años.

Power fue capturada en 1984, luego de vivir oculta en un pequeño pueblo del estado de Oregon y pasó seis años presa.

Donna Jean Willmort. Durante nueve años, ella y su pareja, Claude Daniel Marks, estuvieron incluidos en la lista de “los más buscados” por el FBI. Las autoridades aseguraron que estas personas estuvieron involucrados en un atentado que tenía como objetivo liberar a un preso muy peligroso mediante el estallido de una bomba.

Ambos fueron detenidos en 1994 y Donna fue condenada a tres años de cárcel.

Shauntay Henderson. Fue la primera mujer en aparecer en dicho listado a inicios del siglo XXI. El FBI la buscaba por estar implicada en varios tiroteos y en más de cinco asesinatos.

24 horas después de haber ingresado a la lista de “los más peligrosos”, Shauntay fue capturada por las autoridades, quienes dictaminaron que pasaría tres años en la cárcel. En 2010, Henderson fue nuevamente apresada por posesión de armas y deberá pasar 10 años más encerrada en prisión.

 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK