Liberan a 49 personas que eran esclavizadas

Internos de anexo eran maltratados y forzados a asear puercos y hacer trabajos de albañilería
Redacción
12/10/2015 - 11:44

Para convencerlos de que ingresaran a dos centros de rehabilitación contra las adicciones en Iztapalapa, los encargados ofrecían buena alimentación, atención médica y psicológica. Incluso les hablaron de actividades deportivas y visitas de sus parientes.

Una vez adentro, los adictos eran atados de pies y manos, tirados al piso por varios días en los que sólo los desataban para ir al baño. Posteriormente mediante violencia física y amenazas de causarles daño, eran obligados a realizar trabajos de albañilería, plomería y jardinería, así como al aseo de puercos que tenían en criaderos.

Una de las personas que padeció esos abusos desde mayo pasado, al ser anexado, presentó una denuncia ante la procuraduría capitalina.

Su testimonio fue el inicio de una investigación que concluyó este fin de semana con la liberación de 49 personas que estaban internadas en esos anexos, entre ellos seis menores de edad y la detención de seis presuntos responsables del delito de trata de personas en su modalidad de trabajos forzados.

En uno de los inmuebles ubicado en la calzada Ignacio Zaragoza, colonia Santa Martha Acatitla, fueron rescatados 41 hombres y seis adolescentes de entre 14 y 17 años, informó la Fiscal contra la Trata de Personas de la PGJDF, Juana Camila Bautista. 

Ahí fueron detenidos Juan Martínez Malpica, quien ordenaba castigos a los internos; José Alberto Somoza Tenorio, interno encargado de medicina y quien también aplicaba castigos; Ricardo Monroy Herrera, que imponía castigos; Alan Rojas Ramírez o Alan Cabrera, vigilante del patio, y Carlos Alberto Villegas Primitivo, encargado y quien aplicaba castigos.

En otro predio de avenida Las Lajas, colonia Citlali, los investigadores liberaron a dos afectados y aseguraron a Marco Antonio Ramírez Yáñez, quien aplicaba castigos.

Juana Camila Bautista indicó que los familiares de los afectados no tenían contacto con ellos, además debían entregar una despensa y realizar pagos de 700 a 800 pesos semanales para la atención de las personas anexadas.

LES PEDÍAN ‘MOCHADA’ DE 800 PESOS. Tras ser valorados médica y psicológicamente, las víctimas fueron diagnosticadas en estado de vulnerabilidad.

Una vez recabadas las pruebas y testimonios, el Ministerio Público consignó a los detenidos al Reclusorio Sur. 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK