Usaron su taxi para secuestrar y no lo sabía

Marco Antonio Reyes Maldonado se convirtió en cómplice del secuestro de dos hombres
11/06/2015 - 13:34

Una llamada de un supuesto policía ministerial del estado de México puso en alerta al taxista Marco Antonio Reyes Maldonado. Necesitaba hacer un traslado urgente de Naucalpan a Iztacalco y quería que él lo llevara. 

Al aceptar esa noche del 14 de mayo pasado, Reyes Maldonado se convirtió en cómplice del secuestro de dos hombres que finalmente fueron asesinados a balazos.

Ahora él está en prisión y el supuesto policía mexiquense y sus cómplices prófugos.

EL RAPTO. El 11 de mayo pasado, dos empleados de una empresa de reciclaje instalada en Naucalpan, estado de México, fueron secuestrados. Eran Gabriel Ruedas Cerón y Alfredo Miguel Caramillo Arroyo, trabajadores de confianza del propietario del negocio.

Ese mismo día por la noche, aproximadamente a las 22:25 horas, los plagiarios se comunicaron con el dueño de la empresa para exigirle un millón de pesos a cambio de la libertad de sus empleados.

Un abogado y un negociador fueron los encargados de entablar contacto con los plagiarios. Tras varias llamadas acordaron entregar 100 mil pesos la noche del 14 de mayo, pero casi al mismo tiempo presentaron la denuncia ante la Procuraduría mexiquense, donde se inició una carpeta de investigación por secuestro.

Los captores se enteraron que habían sido denunciados y suspendieron las llamadas. No supieron más de las víctimas hasta dos días después, cuando los encontraron en el anfiteatro.

EL TRASLADO. Tras colgar con el supuesto policía ministerial del estado de México, Marco Antonio Reyes Maldonado abordó su taxi Nissan Tsuru, cromática blanco con rosa y con placas A-07926, y se trasladó a Naucalpan. 

Al llegar al punto indicado salieron cinco personas de una vivienda, entre ellos el supuesto agente. 

A dos los subieron a la fuerza y los obligaron a mantenerse agachados.

“Jálate y no preguntes”, dijo el presunto ministerial.

Circularon por varias calles hasta que le indicaron que se dirigiera al DF. Al circular por la calle Ignacio López Rayón, en la colonia Santiago Norte, en Iztacalco, le ordenaron que se detuviera. Casi en la esquina con Canal de Othenco bajaron a Alfredo Miguel Camarillo Arroyo y le dispararon en la cabeza. 

Después se dirigieron hacia la colonia Cuchilla Gabriel Ramos Millán y en la calle Puente Curtidores bajaron a Gabriel Ruedas Cerón, a quien también le dispararon. Al escapar, vecinos alcanzaron a ver el taxi. Un testigo anotó las placas y las aportó a la policía. 

LA CAPTURA. El 17 de mayo, policías preventivos que habían recibido la instrucción de detener al conductor del taxi, placas A-07926, ubicaron el vehículo en el estacionamiento de la Bodega Aurrera Churubusco, ubicada en la colonia Infonavit Iztacalco. 

Al acercarse a sus tripulantes ubicaron en el asiento del piloto a Marco Antonio Reyes Maldonado, en el del copiloto a Mario Ruiz Ruiz y en el trasero a Cristian Saúl Gómez García, quienes ingerían bebidas embriagantes.

Al indicarles que serían remitidos al juzgado cívico por la falta administrativa comenzaron a insultarlos e intentar golpearlos. Ante esto, los uniformados pidieron el apoyo de más elementos para presentarlos ante el MP en la Fiscalía Desconcentrada en Iztacalco.

Para ese momento las autoridades de la PGJDF ya conocían la identidad de los dos hombres asesinados y que habían sido víctimas de un secuestro. A la averiguación FIZC/IZC-3/T1/00238/15-05 por el hallazgo de una de las víctimas, que murió en un hospital, se sumaron tres acumuladas. 

Descubierto, el taxista Marco Antonio confesó que él trasladó a las víctimas a los sitios donde los mataron y que él presenció los crímenes. También dijo que los dos hombres con los que ingería bebidas alcohólicas en su taxi no tenían que ver con esos hechos. 

El MP lo consignó a prisión acusado de homicidio. El resto del expediente fue turnado a la Procuraduría mexiquense para que ubiquen al supuesto policía y a sus cómplices.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK