Una visión sensible acerca del mundo

Diabólicas pinturas de la historia

Las representaciones del diablo en el arte
08/04/2016 - 05:00

El arte es una forma que ha adoptado el hombre para expresar una visión sensible acerca del mundo ya sea real o imaginaria.

Mediante recursos plásticos, lingüísticos o sonoros, el arte permite expresar ideas, emociones, percepciones y sensaciones a través de símbolos e imágenes.

Y uno de los símbolos que aparece en gran cantidad de obras artísticas es el Diablo, quien hace su aparición de diferentes formas, nunca de la misma manera.

Estos son diez ejemplos en donde el Diablo forma parte de importantes obras de arte.

1. "Dante y Virgilio", William Bouguereau. Basada en un episodio del octavo círculo del infierno, de la obra literaria “La Divina Comedia” de Dante Alighieri. La pintura presenta a Gianni Schicci, un usurpador que muerde a Capocchio, un hereje. Dante y Virgilio observan la escena y, detrás de ellos, el Diablo vuela sobre sus alas con los brazos cruzados y una sonrisa en el rostro.

2. Francisco de Goya le da forma de un macho cabrío al Diablo en la obra “El Aquelarre”, donde se lleva a cabo un ritual de brujería.

3. “El jardín de las delicias”, está dedicada al pecado y es una de las obras más reconocidas de El Bosco, donde aparece un hombre árbol como representación del Diablo.

4. Miguel Ángel representó en una de las bóvedas de la Capilla Sixtina dentro de la basílica de San Pedro en Roma, una de las primeras apariciones de Diablo en la Biblia, en forma de serpiente que tienta a Adán y Eva para comer una manzana.

5. Tiziano en su obra “La tentación de Cristo”, representó al Diablo de la misma forma en la que se dice son los ángeles; tez blanca, cabello rubio y aspecto juvenil.

6. Greco representó al Diablo como un simio que sopla junto al conocido refrán del siglo XVII: “El hombre es fuego, la mujer estopa, viene el diablo y sopla”.

7. Cuando se crearon las primeras armas de fuego eran consideradas demoníacas al no ser nobles como la espada o la lanza, El monje franciscano Berthold Schwartz fue visto como un siervo de Satán ya que usó por primera vez la pólvora en 1350. La obra “Descenso de Cristo a los infiernos” de Bartolomé Bermejo presenta a un ser de color negro, cuernos, colmillos y alas que fabrica armas dentro del fuego.

8. En la pintura de Juan de Flandes, “La tentación de Cristo”, representa al diablo con hábito de Monje, con un rosario en la mano y cuernos sobre la cabeza.

 

9. Para Pieter Brughel, en la obra “La caída de los Ángeles Rebeldes” los demonios son pelirrojos rodeados del almejas, ostras y moluscos, símbolos para aludir al sexo femenino.

 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK