“Serían muy estúpidos si se meten conmigo”: Rubén Espinosa

Enfrentado con el gobierno priísta de Veracruz, también se sentía perseguido en la Ciudad de México
03/08/2015 - 10:42

Rubén Espinosa, 31 años, moreno, delgado, ojos grandes y expresivos, cejas negras tupidas. Fotoperiodista autodidacta, chilango, avecindado en Veracruz desde hace 8 años. 

Trabajaba de modo independiente,  era colaborador de la revista Proceso —con sede en la Ciudad de México—, la agencia Cuartoscuro. Y también en medios locales de Veracruz, fotógrafo de planta en la agencia AVC, entre otros.

Cuarenta y cinco días atrás salió de Xalapa, donde vivía, debido a las amenazas y hostigamiento que sufría desde hace meses. 

A su novia le pidió que cuidara a Cosmos, su perro, cerró el departamento y salió con rumbo al Distrito Federal. Pagaba puntualmente la renta, y enviaba dinero para las croquetas de Cosmos, a quien extrañaba muchísimo.

Pocos días antes de ser asesinado, habló por teléfono con su amigo y compañero de Proceso, Noé Zavaleta, también corresponsal de Proceso en Xalapa. Le dijo: “Mira, carnal, hay que estar tranquilos, yo creo que después de lo de Regina, serían muy estúpidos si se meten conmigo. Me choca exiliarme, pero prefiero irme un tiempo antes de que me pongan una madriza. Aquí en el DF está tranquilo”. 

Decía sentirse más tranquilo, pero lo cierto es que muchos de los reporteros que lo vieron en aquellos 45 días de exilio coinciden en que llegó a manifestar que también en el DF e sentía perseguido.

La trayectoria de Rubén enfrentado al gobierno del priísta Javier Duarte tiene dos aristas: por un lado su compromiso y cobertura a movimientos sociales, y por otro, su participación activa en la denuncia de las agresiones y asesinatos de periodistas en la entidad.

El 5 de junio pasado (2 días antes de las elecciones), documentó la agresión sufrida por 8 estudiantes por encapuchados que presuntamente trabajaban en la Secretaría de Seguridad Pública. Desde entonces se agravó la persecución. Para el 9 de junio abandonó Veracruz.

Rubén fue asesinado en la Narvarte, una colonia de clase media de la Ciudad de México, junto a otras cuatro jóvenes. Una de ellas, Nadia Vera, amiga del fotógrafo, egresada de la Universidad Veracruzana y activista del movimiento yosoy132 en Xalapa.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK