Consejos para poner los “cuernos”

Si estás dispuesta a volverte una artista del engaño, aquí los tips de mujeres que no se enamoraron
Paola Ascencio
03/03/2015 - 07:00

 El tema de la infidelidad puede ser un tema sensible. Y es que cuántas veces nos hemos preocupado porque alguien nos sea infiel, o cuántas lágrimas hemos derramado por un hombre que se fue con otra mujer. Pero, ¿qué pasa cuando las infieles somos nosotras?

Hay quienes lo hacen por diversión, otras quienes lo hacen por necesidad, y otras porque "ven burro y se les antoja el viaje". Lo cierto es que poner los cachos, los cuernos, ser sucia, inmoral  y que le canten "la del venado" en la esquina de tu casa a tu pareja, puede resultar un tanto divertido, pero como todo, puede tener un lado riesgoso.

Poner los cuernos no es cosa fácil, hay un sinfín de trucos y debemos de admitir que es todo un arte. Si estás dispuesta a volverte una artista del engaño, traemos para ti los mejores consejos de mujeres que no se enamoraron, y que sobre todo, disfrutaron de poner los cuernos sacándole jugo a la situación. Como bien dicen, "se juntaron el pan con las ganas de comer".

1.- Tan claro como el agua: Dejar las cosas claras desde un principio es una de las principales leyes de la infidelidad para no salir enamorada. No te vaya a salir "más caro el caldo que las albóndigas". Así que si lo vas a hacer, asegúrate que el área quede despejada de pensamientos e ilusiones futuras.

2.- Así no porque me enamoro: Por muy íntimos que se hayan vuelto en la cama, olvídate de los mensajitos de buenos días o buenas noches. Evitar los sentimentalismos te hará más consciente de la situación. Pedirle amablemente que los evite es una opción recomendable.

3.- La curiosidad mató al gato: Es normal sentir adrenalina y ganas de estar con él por emoción a lo prohibido, pero olvídate de interesarte por su vida personal. Abrir la puerta de la vida personal es como abrirte paso a su vida entera. Entre menos lo conozcas, mejor.

Poner el cuerno es una decisión propia, debes de estar consciente que "en el pecado llevas la penitencia". A veces darle una pizca de sabor a la vida con la adrenalina de que estás haciendo algo prohibido puede resultar satisfactorio, pero si lo vas a hacer, no te enamores. No te vayas a quedar como el perro de las dos tortas.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK