La historia real de la “Isla de la muñecas” en Xochimilco

La leyenda de este lugar cuenta que una joven se ahogó enredada entre los lirios, desde entonces su espiritú quedó en el lugar
02/11/2014 - 05:00

La belleza de Xochimilco, se contrasta con las historias o leyendas que han surgido alrededor de la llamada "Isla de la muñecas", un pequeño lugar en donde su único habitante fue Don Julian Santa Ana Barrera.

Un hombre que llegó a vivir ahí desde los años 70 y que falleció a la edad de 80 años, a principios de los 90 cuando se realizó el rescate ecológico de Xochimilco, llamó la atención la chinampa rodeada de muñecas.

Al principio Don Julián no quería hablar sobre las muñecas que tenía en su chinampa, pero después aceptó dar su versión sobre las mismas. Comentó que estaban allí para ahuyentar a los malos espíritus, y para que se dieran mejor sus cosechas; platicaba que las muñecas aparecían de repente y que ellas lo acompañaban por las noches .

De acuerdo con tudiscovery, después de la muerte de Don Julián, su sobrino, Anastasio Santa Ana reveló la historia real detrás de la muñecas.

Cuando Julián llegó a la isla una joven se ahogó en sus orillas, desde entonces oyó voces, pasos y lamentos de mujer por lo que decidió protegerse con muñecas.

Con el tiempo han surgido diferentes leyendas; se dice que un hombre que simuló sexo con una de las muñecas, murió al poco tiempo. 

También cuentan que de cuando en cuando, los mecanismos  rotos funcionan y los muñecos lloran, ríen, o llaman a sus madres. 

Incluso una de ellas, La Moneca, la preferida de don Julián,  es adorada como una pequeña deidad. Los turistas le ofrecen dinero y pequeños regalos para que interceda por ellos en problemas de difícil solución o en pequeños ruegos.

Julián Santa Ana nunca dejó de escuchar las voces y siempre que iba a pescar con su sobrino le hablaba de una sirena que quería llevárselo. 

Una tarde, mientras pescaban frente a las aguas que se llevaron a aquella joven décadas atrás, Anastasio se retiró para ver cómo estaban los animales. Cuando regresó, su tío estaba en el agua. 

Había caído allí víctima de una insuficiencia cardíaca. En el mismo lugar donde él vaticinó que algún día la sirena lo iría a buscar.

Video cortesía de YouTube 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK