¡No olvides comprar nuestra edición impresa!

LA BANQUETERA: ¡Licuados recargados!

Estar en Tacubaya y no ir a Los Gallos, es simplemente no ir a Tacubaya. De ese calibre es la tradición de este lugar. ¿Te acuerdas cuando los jugueros te sonreían, te mezclaban lo que se te antojaba y te llenaban el vaso hasta el tope? Pues Rogaciano Gallo, “don Gallo”, todavía lo hace.