En Almoloya de Juárez

Muere en manos de una curandera

Un joven falleció cuando buscaba un remedio alternativo para aliviarse de un tumor maligno
Redacción
17/02/2016 - 11:48

Por Gerardo Mendoza

Agobiado porque ni la ciencia médica lo curaba de su enfermedad, un hombre depositó su última esperanza en manos de una curandera. Sin embargo, luego de varias sesiones, ni los conjuros ni remedios caseros lo salvaron de un tumor que le fue detectado en la espalda y acabó muerto.

Este episodio quedó al descubierto ayer alrededor de las 09:00 horas, cuando Javier González Mercado, de 26 años, quedó tendido sobre una cama dentro de un domicilio particular marcado con el número 8-B de la calle Cerro Tlalo,  lote 13 del fraccionamiento Colinas del Sol, en el  municipio de Almoloya de Juárez.

era conocida.  El inmueble resultó ser propiedad de María Virginia Ríos Zárate, de 53 años, quien según varios vecinos y comerciantes de la zona, aseguraron que se dedicaba a realizar limpias.
“Sí la conocemos, es la curandera de aquí, y ahorita que llegaron las patrullas y los policías de la Procu, nos enteramos lo que pasó, dicen que se le murió uno de sus clientes”, dijo con voz entrecortada una mujer con un bebé en brazos y luego apresuró su andar, no quería problemas.

alerta. De acuerdo con los primeros reportes policiacos, una llamada de emergencia a las instalaciones de Protección Civil, donde vecinos indicaban que en ese lugar había fallecido una persona, puso en alerta a las autoridades.

Al lugar llegaron los servicios médicos, sin embargo,  sólo confirmaron que Javier González ya estaba muerto. La víctima estaba semidesnuda boca arriba, se le apreciaron a simple vista varios moretones en brazos y rostro, principalmente.

Maricruz Enríquez Colín, de 22 años, y que dijo ser esposa de Javier, aseguró a la policía que este lunes, salieron muy temprano de su domicilio,   el cual ubicó en la comunidad de Tabernillas, municipio de Almoloya de Juárez. 

La enfermedad de González Mercado y que los médicos nunca pudieron sanarlo, fue el motivo por el cual  el matrimonio acudió con la curandera para  que Javier se aliviara de una vez por todas, hasta iban “recomendados”, dijeron.

inyección. “Comenta la familia que el difunto tenía una enfermedad que se le empezó a desarrollar desde hace dos años, aproximadamente. Dicen que era un tumor, un linfoma, y que cuando lo atendió la curandera hasta lo inyectó. Pero luego la misma curandera lo negó cuando nos vio”, comentó un policía que resguardaba la zona. 

Alrededor de las 10:50 horas, al sitio llegó personal de la Fiscalía de Homicidios de Toluca junto con peritos en criminalística y fotografía para hacer el levantamiento del cadáver. 
La curandera María Virginia Ríos Arzate quedó a disposición de las autoridades de la Procuraduría mexiquense, para que rinda su declaración sobre los hechos y así determinar su situación jurídica.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK