Los delincuentes fueron captados en video

Asesinos de abue siguen sin castigo

La señora Paula recibió dos puñaladas en el corazón
Lilia Colín
02/05/2016 - 11:19

Hace 13 meses, Paula Mejía  Ortega, de 78 años, murió apuñalada en su casa, por unos sujetos. Hoy, la justicia para su memoria no existe, pues los asesinos siguen libres y su familia teme por su integridad.
 
Eran las 9:30 horas del miércoles 25 de marzo del 2015, cuando los hermanos Valdés Mejía llegaron a la casa donde crecieron, en la colonia Santa Clara,  y encontraron muerta a su madre: tenía dos puñaladas en el corazón.
 
Esther, hija de la víctima, recalcó que la PGJEM informó que el principal móvil del crimen fue por robo, a pesar de que el día de los hechos no faltaba nada en el lugar. “No sacaron nada de la casa”, recordó. 
 
Los sospechosos del homicidio fueron captados en video gracias a una cámara de vigilancia, además de que testigos los vieron huir; sin embargo, y a pesar de que dos jueces han tomado el caso, una de las personas señaladas como responsables está libre por "falta de pruebas contundentes".
 
“Ha  pasado ya un año un mes y los jueces han soltado ya dos veces a una persona que era presunta responsable de este acto diciendo que había elementos lógicos para presumir su participación", declaró Juan Valdés Mejía,  hijo de doña Paula.
 
“Parece que el Poder Judicial quiere una ‘selfie’ de mi mamá con sus asesinos. Yo temo porque han venido personas de bandas que conocen los homicidas a hostigarnos. Si bien estas bandas no están relacionadas con el asesinato, sabemos que son parientes de mis parientes, de los responsables del asesinato de mi mamá”. 
 
Añadió que son familiares de la ahora occisa, quienes están señalados como los autores intelectuales del homicidio, pues  querían despojar a Paula de su departamento.
“La resolución de los peritos es que tuvo que abrir bajo engaños la puerta. En el video se ve cómo salen en menos de cinco minutos, se ve cómo sale esta mujer, quien es mi pariente, enseguida entran tres personas, que revisan todo y no se llevan nada. Creemos que el móvil era el dinero, además de problemas familiares porque querían quitarle su casa (a Paula), a ellos lo que les importa es el dinero", indicó Juan.
 
“No sólo perdimos una mamá, se perdió una abuela, una mujer trabajadora, sana y fuerte", expresó Esther.
 
Lo único que buscan los hijos de Paula es que la justicia llegue, porque fue asesinada de manera brutal en pleno centro de Toluca y ahora es una cifra más de los homicidios dolosos de mujeres que abundan en el Estado de México.
 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK