Es otra faceta de la delincuencia

Bronce, objetivo de ladrones en Cuernavaca

En lo que va de 2017, criminales han hurtado 11 esculturas de este metal en la demarcación
Redacción
14/11/2017 - 11:28

 

Por Justino Miranda 

EN CUERNAVACA

Al primero que “pasaron por las armas” fue al Generalísimo José María Morelos y Pavón y su caballo. Un grupo armado, con soldadura de autógena y seguetas, cortó su base, desmontó al general y decapitó al animal. Sólo el tronco del brioso equino, elaborado en bronce, rodó por el pasto que bordea la autopista México-Cuernavaca, y así lo encontró personal de Caminos y Puentes Federales en diciembre de 2012.

Desde entonces, en Morelos no se había registrado otro caso así hasta este año en que los ladrones convirtieron al estado en su blanco en dos ocasiones más.

En junio pasado, la delincuencia se llevó las esculturas de dos “Adelitas” y a los generales revolucionarios Genovevo de la O y Eufemio Zapata —hermano del general Emiliano Zapata—, las cuales serían expuestas en el Museo de la Ciudad de Cuernavaca (MUCIC) y en el Hotel Papagayo, actual sede del ayuntamiento capitalino, dijeron autoridades.

Las figuras estaban “acuarteladas” en una bodega de Cuernavaca, donde llegaron tres hombres armados y sometieron a los vigilantes para llevarse a los revolucionarios y sus soldaderas, además tres camiones.

El robo de esculturas en bronce siguió su marcha y en octubre un grupo de sujetos atacó con pesados mazos a la efigie de Francisco Gabilondo Soler, “Cri-Cri”, y cinco niños que lo acompañaban en una fuente instalada cerca del mercado “Adolfo López Mateos” de Cuernavaca.

“El Grillito Cantor” y sus niños fueron recuperados dos semanas después justo cuando los ladrones de bronce pretendían vender las piezas en el mercado negro. El autor de la figura de “Cri-Cri”, Xerxez Díaz Loya, consideró que el robo de su obra es una muestra más de la inseguridad que se vive en el estado y, dijo, es común que se roben placas de bronce para venderlas por 50 pesos o por kilo, pues hay mucha necesidad.

Se va el Generalísimo

De su derribo y destrucción nadie se percató hasta que su cuerpo cercenado lo descubrió personal de Capufe, en diciembre de 2012. La historiadora de arte Helena González afirmó que el ataque a la escultura ecuestre de José María Morelos y Pavón ocurrió el 6 de diciembre de aquel año.

Por esas fechas el escultor Antonio Castellanos, autor de la estatua de Humboldt de la Alameda de la Ciudad de México, expuso que los autores del atentado fue un grupo con alcance de herramientas y equipo implementado para poderlo tirar, “no creo que ciudadanos comunes y corrientes lo hubieran hecho para vender el bronce”.

El bronce de las esculturas es de lo más barato, explicó Castellanos, y lo costoso es el modelado, la creación del escultor, los enormes trabajos y materiales diversos que se requieren para fundir.

 
 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK