Salió de su domicilio en la unidad habitacional Vicente Guerrero

Rocían de plomo a ex poli

Felipe Carmona Dávila fue ejecutado a bordo de su Hummer cuando se dirigía al gimnasio
25/02/2016 - 07:00

Felipe Carmona Dávila era ex comandante de la Policía Ministerial del estado de México, presunto extorsionador y ex convicto. Ayer por la mañana, cuando salía de su casa en Iztapalapa a bordo de una Hummer, fue acribillado.
 
Carmona Dávila tenía unos meses de haber obtenido su libertad después de enfrentar un proceso por extorsión en el Reclusorio Oriente. 
 
Ayer, como solía hacerlo todas las mañanas, salió de su domicilio en la unidad habitacional Vicente Guerrero para dirigirse al gimnasio. Eran aproximadamente las 6:30 horas cuando hombres a bordo de un vehículo negro lo interceptaron en la esquina de Carlos M. Rincón y Combate de Celaya. 
 
No le dieron tiempo de esconderse, le dispararon en varias ocasiones.
 
La camioneta Hummer negra que manejaba la víctima quedó rodeada de casquillos. Las balas destrozaron las ventanillas y perforaron la carrocería. Al menos seis proyectiles impactaron en el tórax de Carmona Dávila y le quitaron la vida.
 
Tras la balacera, sus atacantes escaparon en el coche en el que llegaron. Aunque horas más tarde se informó que había un detenido que podría tener relación con el homicidio. 
 
Negro historial. El historial de Carmona Dávila está marcado por abusos de poder durante como comandante del Grupo de Investigaciones de la Policía Judicial del Edomex en Coacalco y las extorsiones que presuntamente realizaba en Iztapalapa.
 
Dos veces se le comprobó su participación en actos delictivos, por los cuales ingresó al reclusorio; la última ocasión en diciembre de 2014. 
 
Según versiones de sus vecinos, tenía poco de haber quedado en libertad.
 
Familiares de la víctima rodearon la zona. Su hermana se identificó como elemento de la SSP-DF y su hermano como policía de investigación.
 
"No nos dejaron acercar al cuerpo, ni lo pudimos ver porque los hermanos se pusieron al brinco", comentó un policía preventivo.
 
La familia de Carmona Dávila evitó que curiosos se acercaran y en el lugar se negó a proporcionar información sobre las actividades que realizaba la víctima; únicamente informaron que siempre salía temprano al gimnasio.
Una venganza se perfila como el móvil del asesinato. 
 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK