ESPOSA IDENTIFICA EL CUERPO

Perforan cabeza a comerciante de Tepito

Los testigos vieron el momento en el que uno de los atacantes bajó corriendo hacia la moto donde ya estaba su cómplice
Arturo Ortiz Mayén
19/09/2016 - 08:59

Minutos antes de ser asesinado a balazos, Aldo García Bernal recibió una llamada y salió de su casa en la colonia Morelos, Ciudad de México.

"Ya llegó la mercancía", le dijo a su papá, refiriéndose a unos relojes que estaba esperando.

Eran aproximadamente las 21:00 horas del sábado cuando el joven de 25 años y quien hace un mes tuvo un hijo, subió a su automóvil, un Nissan Sentra de color blanco, y se dirigió hacia la calle de Peluqueros, en la misma colonia Morelos.

Se estacionó frente al número 26, casi esquina con la calle Alfarería, y esperó sentado en el asiento del piloto del vehículo. 

Según testigos, dos hombres en una motocicleta llegaron minutos después y se subieron al auto con él.

Casi de inmediato se escucharon varios balazos. 

Los testigos vieron el momento en el que uno de los atacantes bajó corriendo hacia la moto donde ya estaba su cómplice. Después, ambos escaparon sobre Avenida del Trabajo, internándose en el barrio de Tepito.

Al acercarse al Sentra, los vecinos se dieron cuenta que su tripulante estaba gravemente herido, por lo que pidieron ayuda a la policía.

Paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas que confirmaron su deceso informaron que recibió impactos en la cabeza y el tórax. 

Uno de los tiros entró por la nuca cerca de la oreja, del lado derecho, y tuvo salida en la boca, tirándole los dientes, que quedaron esparcidos sobre su playera.

Peritos de la procuraduría capitalina encontraron cuatro casquillos calibre 9 milímetros en los asientos traseros. También huellas de lodo. 

De igual manera, se percataron que uno de los disparos fue hecho desde atrás del asiento del conductor. 

Comerciante

Al lugar llegó el padre de Aldo, quien dijo que su hijo se dedicaba a vender relojes en las calles de Tenochtitlán y Matamoros, en Tepito, y que tiene otros dos hermanos que también venden en el barrio. Uno relojes y otro tenis.

Karen, la esposa de Aldo, dijo que su marido no tenía problemas con ninguna persona y que hace un mes acababan de tener un hijo.

Aldo García Bernal tenía un ingreso al Reclusorio Oriente en 2010 por robo agravado en pandilla. La procuraduría capitalina investiga el móvil del asesinato del comerciante. 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK