EN CHIHUAHUA

Lo matan en rito satánico para convertirlo en vampiro

Sus verdugos seguían paso a paso un antiguo ritual tomado de un libro
Redacción
06/03/2016 - 10:49

A ‘Piwa’ siempre le atrajeron los vampiros, al grado de que murió en un rito en el que buscaba convertirse en uno de ellos.

Edwin Miguel Juárez Palma tenía 24 años; murió estrangulado tras recibir decenas de golpes con una botella de vidrio mientras sus victimarios seguían paso a paso un antiguo ritual satánico tomado de un libro. Según ellos, ‘Piwa’ resucitaría transformado en un ser inmortal.

Sus amigos lo recuerdan sociable, aunque su aspecto era más bien de alguien introvertido. Trabajaba en un restaurante de la Plaza de la Tecnología de Chihuahua, donde convivía a diario con adolescentes que compartían sus gustos por el anime, los vampiros, el arte gótico, el pelo de colores, los videojuegos y las perforaciones corporales.

El lunes se reunió con cinco de sus amigos; la cita sería para llevar a cabo un ritual de iniciación. Edwin pretendía formar parte del culto llamado ‘Los Hijos de Baphomet’, una deidad que se dice adoraban los caballeros templarios hace unos 900 años.

Esta pequeña secta con tintes satánicos, cuyos escasos miembros se nutrían de información encontrada en redes sociales y libros de segunda mano, le ofreció tomar parte de sus actividades, así que se reunieron en el interior de un cibercafé ubicado a una cuadra de la catedral, justo a espaldas de la sede del Congreso local.

Lo que ‘Piwa’ no sabía era que todo era un engaño. El líder del grupo, cuya identidad no ha sido revelada por las autoridades, convenció a sus tres seguidores de que debían matarlo en un ritual de sacrificio, luego él lo resucitaría convertido en un vampiro, así lo informó oficialmente la fiscalía estatal luego de tomar declaración ministerial a los involucrados en el hecho.

Mientras amigos y familia lloraban su pérdida, las autoridades no tardaron mucho en establecer que el joven no tenía nexos con el narco y comenzaron a indagar su círculo social.

Fue como dieron con un testigo protegido, quien conocía a uno de los detenidos y había obtenido información de lo ocurrido. En pocas horas fueron detenidos tres de los responsables; el cuarto sigue prófugo. De ser declarados culpables, los jóvenes podrían alcanzar penas de hasta 40 años de cárcel.

(Foto: Especiales)

 

 

 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK