Salieron con documentos en las manos

Huyeron los presos en cuestión de 15 minutos

Los reos fugados tuvieron que pasar varios obstáculos para salir del juzgado 20
Redacción
04/06/2016 - 12:49

Sandra Hernández

Caminando y con un paquete de documentos en las manos, los secuestradores Roberto Sánchez y Agustín Miranda huyeron el lunes pasado por la puerta principal del Reclusorio Oriente. 

Imágenes en poder de EL UNIVERSAL revelan que la huida de los reos se realizó en cuestión de 15 minutos.

Eran cerca de las 17:30 horas. Un muro de tablaroca, un cristal y rejas de metal del archivo del juzgado 20 conformaron el primer obstáculo de los plagiarios. 

Los delincuentes pasaron las tres barreras: rompieron la pared y el cristal, y con unas pinzas quitaron los barrotes grises. Dejaron tras ellos trozos de pared y polvo.

Caminaron de frente hacia una segunda pared de tablaroca, ahí volvieron a hacer un hueco. Frente a su cara encontraron un estante gris que contenía archivos; lo empujaron. Habían pasado el segundo obstáculo. En seguida, Roberto y Agustín se colaron por el hueco e ingresaron a otra área de la sección de archivo.

Sobre el suelo había polvo blanco producto del rompimiento de la pared. El ruido que habían hecho por quebrar las paredes y los barrotes no alertó a ningún custodio. El plan seguía en pie.

El tercer obstáculo fue una puerta de color negra cerrada. Hacer un hoyo de aproximadamente 40 centímetros de ancho cerca del picaporte no representó ningún problema para los reos. Lograron ingresar a un cuarto donde encontraron ropa para ambos y dos paquetes de papeles.

Cambiaron su vestimenta beige por un par de pantalones de mezclilla y tenis blancos. Roberto Sánchez, de 49 años, escogió un chaleco color azul marino y Agustín Miranda, de 46, una playera del mismo tono.

El cuarto tenía otra puerta sin seguro, la abrieron. Encontraron un pasillo, estaba libre. Primero salió Agustín y luego su compañero.

Ya eran las 17:45 horas. Frente a ellos estaba la entrada/salida principal del Reclusorio Oriente. En el sitio había dos detectores de metal, uno era un arco y el otro una máquina de Rayos X. El personal no estaba en su zona de trabajo. 

Con paso firme y sin detenerse atravesaron la puerta de juzgados.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK