La hepatitis C

Las personas que padecen hepatitis C pueden tardar hasta 30 años en sentir los síntomas de este mal
Silvia Ojanguren
26/06/2015 - 05:30
La lucha contra la hepatitis C tiene varios frentes y especialistas del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán (INNSZ) opinan que los ‘tests’ o cuestionarios para detectarla son muy importantes para un diagnóstico temprano.
 
Esto es significativo porque los síntomas de la hepatitis C crónica pueden tardar 30 años en desarrollarse y sentirse.
 
Algunas de las señales del peligro pueden ser fatiga, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orina oscura, excremento grisáceo y dolor en las articulaciones e ictericia (coloración amarillenta de la piel y mucosas debido a un aumento de la bilirrubina).
 
Mal de muchos. La Asociación Mexicana de Hepatología alerta que cuatro de cada cinco mexicanos que padecen hepatitis C no presentan síntomas y se estima que en México hay 1.8 millones de personas que sufren esta enfermedad contra la que todavía no hay vacuna.
 
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre y éste puede provocar una infección, tanto aguda como crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas y una enfermedad grave de por vida.
 
La OMS indica que, por lo general, la infección aguda es asintomática “y muy raramente se asocia a una enfermedad potencialmente mortal”. 
 
Alrededor del 15% al 45%  de los infectados eliminan el virus en unos seis meses, sin tratamiento alguno, pero el resto desarrollará la infección crónica. De éste grupo, 15 al 30%  corre riesgo de sufrir cirrosis hepática en unos 20 años.
 
Mapa mundi del mal. La propagación de hepatitis C se ha agravado en el mundo. Las regiones más afectadas son: Asia central y oriental, norte de África y América Latina y El Caribe, en esta región americana se estima que hay entre 7 y 9 millones de adultos infectados con el virus de la hepatitis C, alerta la OMS.
 
En Argentina, por ejemplo, más del 1% de la población está afectada por el virus, lo que significa que existen unas 450 mil personas con hepatitis C crónica. En el resto de América Latina la prevalencia es similar, entre 1% y 2%, advierte Marcelo Silva, Jefe de Hepatología y Trasplante Hepático del Hospital Universitario Austral.
 
“Lo más alarmante es que menos del 10% de los pacientes está diagnosticado y menos del 1% recibe tratamiento”.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK