Agua, fuente de vida

Los líquidos son imprescindibles para mantener hidratado el cuerpo
Silvia Ojanguren
26/05/2014 - 03:00

A nadie sorprende escuchar que la hidratación, sobre todo en época de calor, es muy importante, pues el agua constituye unas dos terceras partes del peso corporal y desempeña un papel vital para el organismo, ya que regula la temperatura y mantiene un volumen de la sangre que permite la contracción muscular.

Pero no es todo beber agua, hidratarse bien ayuda a acelerar el metabolismo.

Los especialistas advierten que cuando se sufre deshidratación, incluso antes de empezar a sentir sed, el hígado tiene que ayudar a los riñones a realizar su función y no puede metabolizar la grasa tan rápido, por lo que el metabolismo se vuelve lento y causa la acumulación de grasa y, consecuentemente, obesidad.  

Un trago vital 

Para mantenerse hidratado la mejor forma es consumir agua, la recomendación es tomar ocho vasos de agua potable al día y algunos consejos pueden ayudarnos a lograrlo:

1. Carga siempre un termo o botella con líquido.

2. Toma un descanso para beber un vaso cada hora.

3. Mantén un vaso lleno y cuando lo termines llénalo de nuevo. 

4. Prefiere como primera opción agua, en lugar de jugos o refrescos, para evitar un alto consumo de azúcar y calorías.

5. Los fines de semana sigue tu rutina de consumo de agua.

6. Come frutas y verduras, pues tienen un alto contenido de agua.

7. Consumir bebidas en polvo puede ser una opción; sobre todo, porque es una forma rápida, económica y sencilla  de que la familia disfrute una gran variedad de sabores y que pueden favorecer el consumo de agua en los niños. 

Recuérdalo bien

El cuerpo obtiene líquidos de los alimentos y las bebidas que ingerimos a diario. 

Aproximadamente 30% de este consumo proviene de los alimentos sólidos como las frutas y verduras, mientras que 70% restante es a través del consumo directo de líquidos. 

Cuando una persona pierde más líquidos de los que ingiere es muy probable que presente deshidratación.

Algunas personas no consumen la cantidad de agua que deberían tomar, sobre todo niños de entre 4 y 13 años, a quienes se recomienda beber en promedio entre 2 y 2.5 litros de agua al día.

Los niños son más vulnerables debido a que casi el 70% de su peso corporal es agua. Hace dos décadas morían alrededor de 400 niños mexicanos por cada 100 mil a consecuencia de la deshidratación; sin embargo, desde hace 10 años, la cifra disminuyó a menos de 20 niños que acudían a urgencias por esta condición, esto gracias a que la población se sensibilizó en el tema.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK