Ecos de esperanza

Existe una asociación que ha ayudado a muchas personas que padecían sordera con el tratamiento que requerían para poder escuchar
Silvia Ojanguren
26/03/2015 - 04:00
El implante coclear es un dispositivo que traduce las señales acústicas en eléctricas, con el fin de estimular el nervio auditivo y permitir oír. La sordera es una condena de silencio, un problema  que debe ser atendido por especialistas y que en ocasiones puede corregirse con un implante coclear; sin embargo, éste puede ser costoso para mucha gente.
 
Este aparato es una prótesis que sustituye las funciones perdidas o nunca adquiridas del oído, es uno de los avances tecnológicos más sobresalientes en el mundo de la medicina, ya que mejora la calidad de vida de los pacientes y gracias a un trabajo multidisciplinario posibilita la integración a un mundo de sonidos.
 
TEMA DE MUCHO CUIDADO. La demanda de implantes cocleares es alta, debido a que 16.5% de los mexicanos con algún tipo de discapacidad padece una carencia auditiva, (Inegi 2013). 
 
Un dato que llama la atención lo proporciona el doctor Gonzalo Corvera, fundador de la Asociación Mexicana para la Audición (Amaoír):  dos a tres niños, por cada mil que nacen en México, tienen pérdida auditiva. El implante coclear es la mejor alternativa para que las personas con sordera profunda escuchen, estudien, trabajen y tengan una vida social activa, pero es una opción costosa que, según la asociación supera  los 300 mil pesos. 
 
OÍDO SOCIAL. Amaoír es una asociación que ha colocado más de 900 implantes y tiene como misión incrementar la cifra de personas atendidas, por lo que ya tiene  una lista de espera de gente que no puede  cubrir los costos del implante.
En México, cerca del 50%  de implantes cocleares que se colocan cada año son puestos con apoyo de Amaoí, y de éstos 75% son casos de niños y 25% de adultos. 
 
RECAUDACIÓN. Las familias de los pacientes y la asociación participan en el proceso de recaudación de fondos económicos que se destinan a la cirugía del implante y a los costos post-operatorios como calibraciones periódicas del dispositivo, que son necesarias para optimizar la escucha, así como la terapia auditiva-verbal.
 
La mayoría de los candidatos a este dispositivo son niños con sordera profunda de nacimiento, así como personas que han perdido la audición después de adquirir un lenguaje.
 
CIRUGÍA AMBULATORIA. En el caso de sordera profunda se necesita la cirugía, para que el bebé pueda adquirir lenguaje, pues cuanto más tiempo pase, más complicada será su integración a la sociedad.   
 
“La implantación del dipositivo coclear en el oído se realiza por medio de un proceso quirúrgico ambulatorio, que consiste en colocar  el aparato  que traduce las señales acústicas en eléctricas, con el fin de estimular el nervio auditivo y  permitir que el paciente vuelva a escuchar.
 
“Los beneficios para la persona, para su familia y en general para la sociedad son invaluables y el costo del procedimiento es redituado a la sociedad a través de la integración social y mayor productividad del individuo a lo largo de su vida”, menciona el doctor Corvera.

TAGS

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK