Arma contra las bacterias

Científicos mexicanos desarrollan un microchip para salvar la vida de recién nacidos y bebés prematuros
Silvia Ojanguren
25/02/2015 - 04:00
El inicio de la vida puede ser muy difícil cuando hay una mala higiene en el hospital o se da un nacimiento prematuro. Estos son factores por los que un recién nacido puede contraer sepsis, enfermedad que en México afecta a 15 de cada mil neonatos.
 
Ese peligro llega a ser letal, pues causa la muerte a 25% de los afectados. Para hacer frente a esta grave situación, expertos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) desarrollan un microchip para detectar la bacteria causante de la enfermedad.
 
El mal infeccioso puede ser tratado, pero el éxito está sujeto a un diagnóstico oportuno, lo que persigue el trabajo científico desarrollado por José Luis García Cordero, investigador del Cinvestav Unidad Monterrey y que ofrece resultados en cuatro horas a partir de pequeñas muestras sanguíneas.
 
“Se trata de un dispositivo transparente desarrollado con las mismas técnicas con las que se producen los semiconductores eléctricos, sólo que en lugar de silicio se emplea acrílicos y silicones (similares a los utilizados en la fabricación de lentes de contacto), y en vez de cargas eléctricas lo que pasa por ellos son muestras de suero de sangre del recién nacido”.
 
Voz de la ciencia. García Cordero menciona que al circuito se introducen unas microperlas magnéticas hechas de óxido de fierro: “La idea es que las perlas atrapen a las bacterias, por ello están cubiertas de anticuerpos específicos hacia ciertas proteínas que se expresan en la superficie de los microorganismos”.
 
Una vez capturadas las bacterias relacionadas con la sepsis, se procede a revisar su ADN dentro del mismo chip, con técnicas de la biología molecular para amplificar un fragmento de ese ADN y de sondas (microarreglos) para identificar aquella que causan la enfermedad y, de esa manera, se pueda prescribir un tratamiento específico hacia el microorganismo responsable.
 
Hasta ahora, señala, el diagnóstico de la sepsis neonatal se realiza con técnicas de hemocultivo que no identifica con precisión el tipo de bacteria que causa la enfermedad, por lo que los médicos deciden atenderla con un coctel de antibióticos.
 
Este método tarda de tres a cinco días en dar resultados, a diferencia del que se desarrolla en el Cinvestav  Monterrey.
Claves científicas. García Cordero explicó que una ventaja del microchip  es que requiere entre 10 a 100 microlitros de muestra de sangre, equivalente a 10 gotas, por lo que resulta conveniente debido a que a los recién nacidos no se les puede extraer demasiado fluido.
 
La intención es desarrollar en un lapso de dos años un kit de diagnóstico de sepsis que pueda ser utilizado por personal de clínicas rurales y de primer nivel, que son los lugares donde más se atienden los partos.
 
Por ello, trabajan en simplificar el sistema para que las enfermeras sólo se encarguen de cargar los microchips de diagnóstico con las perlas magnéticas y la muestra de sangre, y el resto del dispositivo opere de forma autónoma, a fin de detectar el tipo de bacterias que originan la sepsis neonatal.

TAGS

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK