Alternativas naturales

Los productos que ofrecen soluciones milagrosas para bajar de peso pueden alterar el organismo de quien los consume
Silvia Ojanguren
24/10/2014 - 03:00
Los días de buenas comidas y ciertos excesos con los postres y algunas delicias culinarias “pasan la factura” con unos kilos demás, problema ante el cual mucha gente echa mano o incluso abusa de los productos “anorexigénicos“, suplementos dietéticos o fármacos supresores del apetito.
 
Una opción es ofrecida por científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), que estudian extractos naturales que ayuden a bajar de peso sin provocar adicción o tolerancia a éste, con diversos blancos terapéuticos.
 
No hay milagros
 
Guadalupe Bravo, líder del proyecto, explicó que se trata de buscar fitofármacos, extractos naturales de plantas medicinales o cuyos principios activos pueden encontrarse en productos como jitomate y nopal, entre otros.
 
Esto, ante una realidad que explicó la científica: “Los fármacos tienen efectos adversos de alta consideración y varios son caros, sobre todo presentan el denominado “rebote”: una vez que se suspende su uso, la persona vuelve a ganar peso perdido o más”. 
 
“Por lo que el empleo de fitofármacos no sólo ayudaría a cuidar la salud, sino que serían accesibles por su bajo costo económico a un muy amplio sector de la población”, indicó.
 
La mayoría de los anorexigénicos, alerta, son derivados de las anfetaminas y pueden crear adicción,  y “se tiene que aumentar cada vez más las dosis, provocando trastornos cardiovasculares”. Los anorexigénicos, dijo, son para casos de obesidad mórbida y como último recurso, cuando han fallado regímenes dietéticos, de ejercicio o  cambios en el estilo de vida.
 
La científica del Cinvestav detalla que se abusa de estos fármacos en parte porque algunos “se han hecho muy accesibles en el mercado sin necesidad de receta médica, por lo que las personas se van a la ‘opción fácil’, muchas veces sin saber que tendrán más efectos adversos que el beneficio de perder peso”.
 
Un camino más seguro
 
“Si bien la idea del equipo de investigación es buscar dentro de los fitofármacos sustancias activas que permitan la pérdida de peso sin tener efectos adversos, consideraron que no se debe utilizar como terapia única, sino que tiene que ir acompañado de ejercicio y cambio en los hábitos de vida que ayuden a bajar de peso”, señaló Guadalupe Bravo.
 
“En las ciudades se preocupan más por comer lo que se puede, por lo que tienden a comer mal y mucho, este cambio en el estilo de vida ha ocasionado la llamada epidemia de obesidad en México”.
 
En su consideración, se habla de obesidad mórbida cuando el índice de masa corporal está por arriba de 30. En México, gran parte de la población adulta rebasa este índice y en el caso de los niños representa el mayor problema, pues a más temprana edad desarrollarán síndrome metabólico y alteraciones cardiovasculares.
 

TAGS

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK