Alivia tus cicatrices

La aplicación de hemoglobina en aerosol ayuda a que las heridas cierren en ocho semanas
Silvia Ojanguren
22/03/2016 - 05:00

La naturaleza dio al cuerpo humano el poder de cicatrización, pero quienes sufren alguna herida crónica tardan en promedio 16 semanas en tratamiento para que cierre adecuadamente. 

Con la herida a flor de piel, los riesgos de infección son altos, por ello los médicos tratan de lograr una rápida cicatrización con la aplicación de hemoglobina en aerosol en la zona afectada —con limpieza previa—, con ello consiguen el cierre de la herida en ocho semanas.

El poder de esta terapia hace que la herida disminuya hasta un centímetro cuadrado (cm2) por día, dependiendo de la amplitud y profundidad de la lesión.

Pruebas de verdad. Un estudio realizado en 42 pacientes con heridas crónicas, publicado por la revista ‘German Medical Science’,  revela que 93% de los pacientes a los que se les aplicó hemoglobina altamente purificada en aerosol, cicatrizaron.

“En el laboratorio Silanes nos enfocamos en desarrollar y acercar  innovaciones terapéuticas... y estamos convencidos que Granulox aporta beneficios tangibles en la curación de úlceras crónicas que llegan a ser un factor de incapacidad física”, afirma Brenda Sánchez, gerente médico de la farmacéutica.

De acuerdo con Otilia Cruz Castañeda, del Consejo Consultivo de la Asociación Mexicana para el Cuidado Integral y Cicatrización de Heridas,  las lesiones crónicas son un problema de salud pública que disminuye la calidad de vida del paciente.  

Detalles que cuentan. La Comisión Permanente de Enfermería de la Secretaría de Salud reporta que la demanda del cuidado de heridas se orienta hacia la atención de las crónicas en 64.3% de los casos, y agudas en 35.7%. Las úlceras crónicas ocasionadas por pie diabético suman 72% de los casos, le siguen con 13% las heridas por dehiscencia (apertura espontánea de una zona suturada); las úlceras por presión representan 7%, mientras que las heridas venosas y arteriales corresponden al 6 y 2%, respectivamente, explicó Cruz Castañeda.

Las úlceras por presión se originan cuando una persona se encuentra inmóvil en una cama, hospitalizada o sentada en una silla de ruedas por largos periodos.

Las heridas arteriales son las que se tienen  tapadas e impiden el riego sanguíneo correcto a las piernas, las cuales reciben pocos nutrientes, además de poco oxígeno. 

Las úlceras venosas son secundarias a las várices, las cuales son ocasionadas por un mal funcionamiento de las válvulas en las venas,  mismas que generan inflamación y dolor.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK