La mota daña al cerebro

El uso frecuente de la mariguana afecta la concentración, el aprendizaje y ocasiona pérdida de memoria, según un estudio
Silvia Ojanguren
17/03/2016 - 05:00

Las ideas respecto a que la mariguana no causa efectos secundarios cuando se usa  con fines recreativos, de acuerdo con algunas investigaciones u opiniones, sí encontraron una respuesta científica que apunta que su consumo frecuente afecta al cerebro.

Según estudios hechos por la Northwest Amen Neurological Clinic, el humo que se inhala al fumar cannabis durante largos periodos provoca daños significativos en áreas del cerebro.

Las áreas afectadas, indica el trabajo, involucran la atención, concentración, motivación, aprendizaje, estabilidad emocional, además de que ocasiona pérdida de memoria.

Alerta médica. En varios estados de la Unión Americana se abrió ya la venta de cannabis para uso recreativo legal, pero en diversos foros y países se discute su legalización al menos para usos médicos.

Pero el doctor Kabran Chapek, líder en la investigación que alerta sobre riesgos,  apunta que el problema con la mariguana es que no es selectiva, pues si bien calma las partes sobreactivadas, también actúa sobre otras zonas del cerebro y disminuye su actividad.

Hay quienes dicen que fumar mariguana no crea hábito, sin embargo, los estudios del especialista confirman que es tan adictiva como cualquier  otra  droga, al generar la necesidad de su consumo, por los altos niveles de disparadores, mayores incluso a los que provoca el consumo del alcohol.  

Historia clínica. Con base en el estudio “Marijuana craving the brain”, del Mind  Research Network, el médico dice que cualquier sustancia estimulante externa que nos haga sentir bien, causa una modificación en los centros del placer del cerebro.

Esta reacción, alerta, “intensifica el deseo de recompensa ante la privación de la sustancia estimulante, generando así un patrón neurobiológico de adicción”.

El estudio indica también que en el corto plazo, el consumo de mariguana representa un riesgo  similar al que generan el alcohol y el tabaco.

Sostiene que hay evidencias que demuestran que el uso del cannabis causa daños significativos en el cerebro y disminuye la actividad en lóbulos frontales y temporales.

Además, asegura que cuando un fumador no consuetudinario de cannabis deja de consumirla se puede probar la mejora del funcionamiento en motivación, concentración y  atención. 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK