Daño colateral del cáncer

Algunas mujeres desarrollan linfedema, ocasionada por cirugías, quimio y radioterapias para combatir mal en mamas
Silvia Ojanguren
13/06/2016 - 05:00

En la batalla que dan muchas mujeres contra el cáncer de mama, algunas pueden vivir un problema colateral, el desarrollo de linfedema, afección ocasionada por cirugías, quimio y radioterapias para combatir el cáncer. 

El linfedema es una hinchazón del brazo producida por la acumulación de linfa (líquido que se encuentra entre las células del cuerpo humano) en espacios entre células y es provocada por una falla en la capacidad de transporte del sistema linfático, encargado de combatir infecciones y enfermedades, que se encuentra principalmente en la piel.  

Expertos médicos dicen que la linfa  está formada por plasma, glóbulos blancos, parte del sistema de defensas y de grandes moléculas de proteínas que sólo pueden ser extraídas por los vasos linfáticos. 

Detalles vitales. Existen dos tipos de linfedema: el primario, ocasionado por falla en los genes, se puede presentar a cualquier edad, y el secundario, se desarrolla por traumatismos e infecciones.  

El segundo puede darse en pacientes diagnosticados con cáncer de mama o en aquellas que se someten a cirugía y radioterapia.

El linfedema puede aparecer postoperatorio o años después con síntomas como dolor, disminución de la movilización, fibrosis, infecciones de difícil control como erisipelas y celulitis, deformidad, afección a la autoestima e imagen, incapacidad, entre otras complicaciones. 

Guardia en alto. La prevención es lo más importante en la batalla contra el mal, es sencilla e incluye el uso de una manga compresiva de 20-30 milímetros de mercurio de compresión y realizar una serie de ejercicios recomendados por los terapeutas calificados. 

El tratamiento para linfedema lo debe realizar un terapeuta certificado. Es una terapia descongestiva compleja, la cual se realiza por una hora todos los días hasta que disminuya de tamaño la hinchazón.  

Eugenia Ramos, presidenta de la Asociación Linfática, menciona que “sin duda el cáncer de mama es una enfermedad que cambia la vida de las pacientes.  

“No obstante, estas mujeres luchan por enfrentar de manera positiva cada uno de los tratamientos. Lo más importante es resaltar que existen soluciones y esperanzas ante el linfedema”.  

La batalla es clave.  El tratamiento consta de cuatro pasos: cuidado de la piel y uñas, ejercicios específicos para cada paciente, un drenaje linfático manual -que no es masaje, sino el dirigir muy suavemente con las manos el líquido linfático hacia vías alternas de drenaje para descongestionar el brazo hinchado- y el uso de varias vendas de corta elasticidad. 

Aunque usar una prenda durante el día puede resultar desafiante para las pacientes, cuando ésta es cómoda, hecha a la medida y con los grados de compresión idóneos y dictaminados por el terapeuta, se puede llegar a olvidar que está usando una.  

La ventaja única que ofrecen las mangas, como las Jobst Elvarex, es que su tejido de punto permite al músculo continuar con el drenaje linfático cuando está en reposo, lo que favorece la liberación de líquido.  

Incluso, el algodón que contienen  permite retener la humedad que se desprende por la transpiración de la piel, por lo que en el caso de las pieles sensibles, ayuda a evitar irritaciones y otras molestias. 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK