La base de todo

La alimentación de un niño influye en los hábitos que tendrá en el resto de su vida y que goce de buena salud cuando crezca
Silvia Ojanguren
12/03/2014 - 03:00
El momento de poner en orden los hábitos alimenticios es ahora, cuando la obesidad infantil es un problema de salud pública preocupante en México, donde hay más de 4 millones de niños que sufren sobrepeso y obesidad.
 
La cuestión es que los pequeños acumularon kilos y son víctimas de obesidad, que puede definirse como acumulación excesiva de grasa corporal en el tejido adiposo que afecta la salud y calidad de vida.
 
Expertos dicen que uno de los factores que contribuyen a la obesidad infantil es el consumo de comida rápida, que contiene cantidades elevadas de grasas y azúcares.
 
Otro es el sedentarismo por falta de espacios recreativos o seguridad, los niños pasan muchas horas en espacios cerrados, y sus principales actividades son ver televisión, divertirse con videojuegos o estar frente a la computadora.
 
Puntos de atención 
 
En la infancia, el exceso de peso produce sobrecarga de los sistemas músculo-esquelético y respiratorio, además afecta el desarrollo psicológico y emocional del niño, motivando  una baja autoestima y sensación de inferioridad y rechazo.
 
Y da problemas de salud asociados a la hipertensión arterial e intolerancia a la glucosa. Cada vez es más común el diagnóstico de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes obesos.
 
Los niños con sobrepeso y obesidad no son sanos. Mientras más  tiempo el menor sea obeso, mayor será la probabilidad que continúe obeso en la adolescencia y la vida adulta.
 
Control de peso en  la infancia
 
Para combatir el problema, es necesario tomar en cuenta que los niños se encuentran en periodo de crecimiento, por lo que una restricción severa en el consumo de calorías puede ocasionar déficit de crecimiento y deficiencias nutrimentales.
 
En la dieta de un niño con sobrepeso y obesidad se debe ajustar los requerimientos de calorías estimados con base en su estatura actual.
 
Prescripción de energía: en niños de dos a cinco años se sugieren de 13 a 15 kcal/cm; en niñas de seis a 11 años de 13 a 14 kcal/cm,  en los pequeños de seis a 11 años de 16 a 17 kcal/cm.
 
Para obtener la cantidad de consumo de calorías recomendada, se deberá multiplicar la estatura en centímetros por la cantidad sugerida de kilocalorías: en el caso de un niño de ocho años  que mida 127 cm, la ingesta de kcal recomendada será de 2 mil a 2150 al día.
 
Gramos y medidas 
 
Es importante  evaluar lo que los niños beben, y la primera recomendación es restringir el consumo de bebidas azucaradas. Una solución razonable para endulzar las bebidas es el empleo de productos sin calorías como splenda.
 
Hay que motivar al pequeño a consumir frutas y verduras todos los días, ya que contienen vitaminas y nutrimentos muy importantes para el crecimiento. La recomendación es que todos los días incluyan al menos cinco raciones, variando el color (verde, amarillo, naranja, rojo, morado, blanco) y preferir la fruta o verdura cruda y con cáscara, para aumentar la sensación de saciedad.
 
Además, ayudan a los padres a controlar el peso de sus hijos el evitar la presencia de golosinas, botanas y pastelitos en casa, al tiempo que, para cuidar el consumo de calorías en la escuela se envíe un lunch saludable como un sándwich de queso panela o pechuga de pavo, una ración de fruta y agua.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK