Luce tus pies sin juanetes

Se puede buscar ayuda para solucionar el problema, antes de que el dolor sea paralizante
Silvia Ojanguren
07/07/2015 - 03:00

Quienes padecen este problema saben que puede ser un tormento, pero no deben olvidar que hay remedio médico.

El dolor que causan los juanetes puede llegar a ser tan intenso que dan ganas de no hacer nada, pero hay que mantenerse de pie y buscar ayuda para este problema, que los médicos llaman hallux valgus, más común en mujeres.

Octavio Sierra Martínez, académico de la Facultad de  Medicina de la  UNAM, dice que hay que consultar al experto cuando el ligero arco transversal del primer dedo al quinto, apoyados al piso, se pierde.

Entonces gradualmente se ensancha el antepié (comienzo del empeine), se desvía el dedo gordo y forma un juanete.

Detalles de importancia. La pérdida del arco transversal no es el único factor de predisposición a esta deformidad: se ha descubierto que los antecedentes hereditarios, uso de calzado puntiagudo y la artritis reumatoide lo favorecen.

Los casos con antecedente hereditario ocurren en la adolescencia. 

Para retomar el camino. El ortopedista experto menciona que cuando la cirugía no es suficiente porque el pie es una estructura sometida a diversas cargas, es necesario tratar de mejorar la situación y buscar apoyo extra con el uso de plantillas hasta que desaparezca el dolor, para evitar nuevamente la deformidad. 

Medidas correctivas. El especialista dice que hay cosas que hacer

1.- Antes de determinar alguna medida correctiva se evalúa la manera de caminar del paciente, la fuerza de los músculos del pie y cómo lo apoya. 

2.- Si el diagnóstico es positivo, se colocan plantillas con elevación de entre seis y ocho milímetros que levantarán la parte caída del arco, para que los dedos medios suban y los exteriores se alineen con el suelo.

3.- Si los juanetes causan dolor, dificultad para caminar o calzar, se requiere tratamiento como la osteotomía donde se corta el hueso para cambiar su posición y corregir la curvatura del dedo. 

4.- La técnica debe elegirse con cuidado, según la edad del paciente, el grado de deformidad y el análisis de ángulos para saber dónde se tiene el problema y poderlo corregir adecuadamente.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK