'Ojo' con tu visión

La diabetes puede afectar la visión de las personas que la padecen
Silvia Ojanguren
04/01/2016 - 05:30
La consulta al optometrista puede ayudar —y mucho— a la gente que padece retinopatía diabética, que es la principal causa de ceguera no reversible en adultos económicamente activos. 
 
Pero como nos explica la optometrista Nancy Sol Espíndola Romero, es común que a la consulta de visión baja lleguen personas con pérdida visual y mala agudeza visual, además de daño severo de campo visual periférico, lo que limita su movilidad y afecta su independencia, así como su calidad de vida.
 
Solución a la vista. En estos pacientes, el tratamiento debe ser enfocado a la evaluación de la visión funcional residual y no en el porcentaje de visión perdida, señala la especialista.
 
“Debemos enfocar la valoración de la función visual con el propósito de mejorar la eficiencia de la misma. Para ello, requerimos de material especializado, por lo que es necesario canalizar al paciente con el especialista en baja visión, quien se encargará de aplicar diversas pruebas de gabinete”, indica.
 
La valoración identifica las necesidades del paciente y el optometrista ofrece diferentes herramientas entre las que destacan las lentes microscópicas, lupas de bajo poder, pisapapeles con y sin luz, aplicaciones magnificadoras, contraste y parlantes para celulares, tabletas y computadoras, magnificadores y lupas electrónicas.
 
Puntos de vista. La especialidad en visión baja, explica Espíndola Romero, es multidisciplinaria, puesto que cuenta con el trabajo en conjunto del oftalmólogo, el optometrista, el rehabilitador visual y el psicólogo. 
 
Las áreas que abarca la rehabilitación visual básica son: terapia visual, estimulación temprana, entrenamiento en uso de ayudas ópticas, asesoría en orientación y movilidad, independencia en desplazamiento y en actividades de la vida cotidiana, así como asesoría a padres, familiares y cuidadores, dice la optometrista Leticia Sánchez González.
 
Una consulta a los expertos en cuidado de los ojos permite conservar la buena visión o atacar males amenazantes, algunos de ellos relacionados con la edad o ciertas enfermedades. 
Por eso, como en cualquier campo de la salud, no hay que auto-recetarse. Los lentes pre graduados pueden ser peligrosos. 
 
“Actualmente, dice Liliana Pérez Peralta, el mejor tratamiento que los licenciados en optometría podemos ofrecer como educadores en diabetes  consiste en guiarlos y educarlos en estas áreas para que logren, no sólo el control de parámetros metabólicos, sino que se reconozcan a sí mismos como personas que si bien viven con diabetes, son capaces de tener una vida normal y plena”.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK