Sin quedarse con el antojo

Las personas que padecen diabetes pueden seguir consumiendo alimentos que les gustan si cuentan con un tratamiento adecuado
Silvia Ojanguren
03/12/2014 - 04:00
Hay personas  con diabetes que tienen en mente que nunca volverán a disfrutar de los alimentos debido al padecimiento metabólico, lo cual es un prejuicio y una equivocación en que incurren incluso algunos médicos, indica el doctor Joel Rodríguez Saldaña, director del Centro Multidisciplinario de Diabetes de la Ciudad de México.
 
El paciente diabético que tiene un control adecuado de su padecimiento, “con una alimentación equilibrada, actividad física y, si se requiere, tratamiento farmacológico, puede disfrutar perfectamente de los placeres del paladar sin poner en peligro su salud”, afirma.
 
Estas ideas surgieron tras el análisis de datos médicos sólidos, entre ellos que la mitad de la insulina que requiere el cuerpo durante el día se produce con los nutrientes del desayuno. El médico indica que “cuando abrimos los ojos después de dormir”, el hipotálamo (región del cerebro) recibe un estímulo con la luz y se pone en marcha el trabajo de diferentes órganos, entre ellos el  páncreas, responsable de producir insulina, molécula que facilita el transporte de azúcares a las células.
 
“Imaginen lo que ocurre, entonces, en el organismo de la población que no desayuna o que consume su primer alimento seis o siete horas después de despertar”.
 
Para Rodríguez Saldaña se ha comprendido que una de las causas por las que las personas con diabetes abandonan sus tratamientos es por las limitaciones alimenticias, que algunas veces son verdaderas y otras son sólo un temor sin fundamento.
 
Rechazo a las dietas.  Desde hace 20 años, cuenta, se observa que una de las causas más comunes de depresión, frustración y enojo entre los diabéticos es la creencia de que van a vivir a dieta toda su vida. Por desgracia, la palabra “dieta” hace que piensen en un modelo de atención vertical, autoritario, en el que el médico ordena a la gente qué es lo que debe de comer y qué no.
 
Y como cada persona tiene gustos singulares sobre los alimentos, horarios e incluso hay quienes no pueden comer si no están acompañados, por eso el tratamiento y esquema de alimentación de la persona debe ser individual y plantear metas específicas para cada caso. 
 
Cada paciente requiere de una estrategia personal, con fármacos para reforzar el control, hay diferentes alternativas que deberán ser prescritas por su médico. Para tratar la diabetes tipo I es necesario usar insulina como un apoyo al organismo, mientras que para la diabetes tipo 2 se pueden utilizar medicinas orales que se toman por separado o combinadas.
 
En México —indica— se desarrolló una opción farmacéutica conocida entre los profesionales de la salud como Glimetal, la cual reúne en una tableta dos principios activos que antes se tomaban por separado.

TAGS

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK