De Guatemala a Guatepeor

Varios son los jugadores mexicanos que, al no hallar equipo en el balompié azteca, optan por buscar nuevos horizontes en Centroamérica
Antonio Esquivel Bernal
10/04/2014 - 03:20

Hay veces que el futbol suele mostrar su lado ingrato a los jugadores. En la historia del balompié mexicano hay varios futbolistas que al no tener cabida en alguno de los 18 equipos del máximo circuito o en alguno de la Liga de Ascenso optan por retirarse o se refugian en clubes de Centroamérica.
El pasado 6 de enero, Luis Ernesto Michel recibió como regalo de Reyes por parte de Jorge Vergara, dueño de Chivas, su traspaso al Saprissa de Costa Rica.  El arquero llegó al conjunto tico, tras fallido intento por contratarse con Tigres, Monarcas y Atlante.
Por lo anterior, Michel no tuvo otra salida que irse al extranjero, pero en lugar de cruzar el charco para Europa su camino fue Centroamérica y se convirtió en el guardameta número 44 en la historia del cuadro morado y el quinto arquero extranjero en la historia del club.

DOS SANTOS TICOS

El segundo caso fue el de Francisco Kikín Fonseca y Antonio Hulk Salazar. El primero,  luego de varias temporadas con Atlante, en las cuales nunca pudo tener el nivel que exhibió en Pumas y en Cruz Azul, la directiva azulgrana le dio las gracias y estuvo cerca de colgar los tenis.
El segundo, tuvo su debut soñado con Chivas, pues a los poco minutos de haber entrado al juego, en un partido ante Puebla, logró su primer gol en la liga.
Sin embargo, su carrera fue de altibajos, ya que fue enviado a Chiapas, donde estuvo en dos etapas y al no encontrar ofertas en primera división, pasó por Zacatepec y Altamira de la Liga de Ascenso para después junto con Fonseca llegar el 17 de febrero pasado al Santos de Guápiles de Costa Rica. 

MUY CHAPINES

Otro de los mexicanos que buscó  asilo en Centroamérica fue Ulises Mendivil, quien al no renovar su contrato con Altamira en los primeros meses de 2013, recibió una oferta del futbol guatemalteco y la aceptó.
Así que en julio de ese año, el ex delantero de Atlas, Jaguares, Pachuca y Atlante llegó a hacer pruebas físicas  del equipo Xelajú Mario Camposeco, equipo con el que se quedó y hasta la fecha, a sus 32 años, es su centro delantero.
El jugador que le siguió los pasos a Mendivil, fue Raúl Alvin Mendoza, quien con 29 años de edad decidió abandonar México por falta de oportunidades y se enroló en diciembre de 2013 al Coatepeque  de Guatemala.
El futbolista juega como lateral izquierdo, misma posición que desempeñaba en América y Atlante.

UN MUNICIPAL

Para noviembre de 2009, Edoardo Isella decidió dejar a los Panzas Verdes del León de la Liga de Ascenso para jugarse un albur al llegar como refuerzo del Peñarol, La Mesilla de Guatemala, club con el que estuvo hasta el primer semestre de 2012.
En diciembre de ese mismo año, Isella decidió jugarse todas las canicas en el futbol guatemalteco. Así que el ex jugador de las Chivas Rayadas probó suerte con el Municipal, de Guatemala, con el que disputó la edición de la Liga de Campeones 2013. Ahora su contrato está por llegar  su fin y podría haber una renegociación o regresará a Peñarol.

TODO UN VIAJERO

Pero tal vez el jugador que más equipos de Centroamérica y Sudamérica es Moctezuma Serrato, quien luego de estar en clubes como América, San Luis, Pumas y Tecos, decidió salir del país para fichar con el Cienciano de Perú, con el que estuvo en 2005.
Sin embargo, al año siguiente regresó a México con el Zacatepec del Ascenso MX, pero allí sólo estuvo medio año, ya que unos meses después se fue con el Defensa y Justicia de Argentina de la Segunda División.
En el 2007 regresó al balompié azteca con Rivera Maya y con Lobos Buap, para después salir rumbo a Costa Rica con el equipo Heridiano.
Pero de 2010 a la fecha ha ido a jugar al Peñarol, La Mesilla de Guatemala regresó a jugar a Indios de Ciudad Juárez y actualmente milita en el Coatepeque Chapín.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK