Las malas costumbres

Existen hábitos que pueden perjudicar la vida íntima de una persona
Cecilia Rosillo
25/08/2015 - 22:59
El sexo lo expresamos en una buena parte con nuestros hábitos, y los  que en ocasiones tenemos puede que no sean muy correctos. Los malos hábitos sexuales son los que afectan de manera negativa la vida íntima de las personas.
 
Aquí los más comunes:
 
1.- Tener relaciones sexuales con cualquier persona sin importar si se le conoce o no. Este tipo de conductas a muchas personas las hace sentir con una falsa autoestima, ya que sienten que su atractivo sexual es alto e irresistible, pero en realidad es un ego mal alimentado. 
 
Esta conducta no sólo lleva el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, sino a ser víctima de abusadores o violentos sexuales.
 
2.- No tener higiene en los genitales después del sexo. Estono es solamente para evitar alguna infección, sino también porque al quedar fluidos en la zona se generan olores desagradables.
 
3.- La higiene excesiva también puede ser nociva, ya que al no dejar el ph natural de zonas como la vagina, se crean bacterias que generan infecciones y enfermedades; es mejor una higiene equilibrada.
 
4.- El desorden. Tener desorden es lo menos erótico que puede representar un ambiente. Las personas se sienten más sensuales en ambientes donde la escena sexual se desarrolla entre cosas ordenadas que les invita a estar a gusto.
 
5.- La infidelidad es otro mal hábito. Por lo regular, el estrés que genera esta actitud a la larga vuelve mal amante a quien la ejerce, ya que no es fácil sostener el engaño y satisfacer sexualmente a varias parejas.
 
6.- Suponer y pretender sobre las demás personas es otro error. Uno nunca debe dar por cierto que la otra persona disfruta o goza las mismas cosas que uno en el sexo.
7.- Fingir. Nada peor que engañar al otro. El engaño sólo lleva a la insatisfacción sexual, pues en realidad no se está viviendo lo que se dice, ni se disfruta o goza.
 
8.- Esperar recibir sin tener que dar. El sexo es un camino de  dos vías. Ambos deben sentir deseo, placer y emoción y llegar a la cama para pretender que la otra persona lo haga todo, es una actitud egoísta y conformista. 
 
9.- Ser inflexibles. Negarse rotundamente a cumplir un deseo de la pareja sin haberlo meditado antes. Hay que negociar. 
 
10.- Ir directo al grano. Saltarse el juego previo al coito e ir directamente al acto de penetración, le resta sabor al sexo.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK