Aprende cómo besar

Los besos no sólo sirven para demostrar afecto, pues son el preámbulo para encender la pasión
Cecilia Rosillo
19/08/2015 - 04:00
Saber besar es un arte y eso ya lo sabían desde la época en que hace casi tres mil años se escribió ‘El kamasutra’, no en vano le dedicaron un capítulo completo a esta forma de caricia sensual.
 
Y es que saber besar no se trata de sólo unir los labios, meter la lengua y excitarse. Se trata de toda una técnica que, de practicarse constantemente, se aprende.
Lo que una persona experta en besos sabe es:
 
1.- Que jamás se mete la lengua antes de llegar a los labios. Esta es una regla, cuando exponemos la lengua de inmediato y casi a la vista, la otra persona, en automático, se prepara para recibirla y deja en segundo término la sensación de los labios. La lengua es un extra o la segunda parte de un beso, si el beso se desarrolla bien, entonces la usamos; si no, hay que dejarla dentro por un tiempo y sacarla sólo de vez en cuando.
 
2.- Dejar fluir el beso. Una persona que sabe besar, aunque haya besado muchas veces a la misma persona, no se adelanta y planea qué hacer después del primer contacto. El disfrutar el primer contacto ayuda a descubrir cómo seguir. Todo depende de la receptividad y humor de ambos.
 
3.- Se mide en los juegos de deseo. Sí, darse a desear es muy erótico y prende la excitación, pero hacerlo mucho, cansa. Eso de retroceder en forma de juego puede ser divertido y erótico, pero jugar a la cobra y no dejarse besar después de varios intentos, frustra y enoja al otro.
 
4.- Sabe controlar la saliva. Es un hecho que salivamos más cuando un objeto externo entra a la boca; la introducción de la lengua y el contacto con los labios estimulan de forma natural la salivación. Si esto no se sabe y se deja fluir la saliva sin control puede resultar muy desagradable a la otra persona, terminar con exceso de baba en la cara o escurriendo por las comisuras.
 
5.- Controla las mordeduras. Es cierto que morder los labios o la lengua es una forma de beso muy sensual; sin embargo, lastimar no hace erótico nada. Saber adecuar la presión y el tiempo son dos cosas que hacen de un beso una explosión de placer.
 
6.- Sabe ceder el turno. Una persona experta en besos no sólo da, sino que sabe recibir, ya que eso le da pistas y le ayuda aumentar su conocimiento. Dejar que el otro lleve por momentos el ritmo y la forma del beso ayuda a saber lo que le gusta y cómo quiere ser besado y esa es la mejor manera de conocer al otro e incrementar el catálogo de besos.
 
7.- No deja sólo la pasión en la boca. Si la cosa se prende y hay oportunidad, pasa de la boca a otras partes del cuerpo con paciencia y pericia, pero no succiona al otro como si lo fuera a tragar, menos en público.
 
8.- Jamás se queda sin hacer nada.  Una cosa es ceder el turno y otra dejar que el otro haga todo. Un experto en besos responde al beso a menos que no desee ser besado. 
9.- Jamás pasa del cero al sexo salvaje. Si bien es cierto que un buen beso puede llevar a la pareja a la cama, un experto da tiempo con besos a que la pareja esté dispuesta y ansiosa, a menos que ya sea evidente que ir a la cama era el objetivo desde el principio y el beso es sólo para “sellar el trato”.

TAGS

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK