Si falla la maquinaria

Los hombres, por lo general, sólo acuden al médico cuando tienen problemas en la erección y eyaculación
Cecilia Rosillo
19/05/2016 - 05:00

Hemos llegado a un momento en el que la madurez del hombre, en cuanto a su sexualidad, no se da por la edad, sino por su condición y responsabilidad sobre el asunto. Y es que, a partir de que acaba el desarrollo físico del hombre y   alcanza la talla, peso y características adultas, debe asumirse como maduro sexualmente. 

 Manuel Dehesa, urólogo y especialista en sexualidad humana,   dice que  existen muchas enfermedades y padecimientos asociados al sexo en los hombres que no tienen que ver con una edad avanzada, sino con la manera en cómo la persona ejerce su sexualidad, cuida de su cuerpo y acude al médico, sólo cuando las cosas no van bien. 

Los hombres sólo van al doctor cuando la eyaculación y la erección fallan, ya que estas funciones representan en la  mente de los hombres una parte fundamental , “es el alma de la masculinidad”,  dice. Así que para tener esa “alma” al 100% es necesario que sepan que no todo se reduce en medicina para la erección. 

Hay otros dos factores fundamentales que tienen que ver con el buen sexo y que la mayoría de los hombres desconoce: la libido y el buen funcionamiento hormonal. Si alguno de estos falla no habrá ni erección ni eyaculación,  pues el impulso y el deseo sexual están atrofiados. 

De hecho, desde los 30 años, un hombre debe hacerse chequeos, ya que actualmente hay un incremento serio de hombres   que presentan problemas de erección, debido a la diabetes que, para asombro de los médicos, puede ya llevar, a esta edad, 10 años de evolución, es decir,  la padecen desde los 20 años. 

La hipertensión es otro padecimiento que causa problemas sexuales y empieza a darse cada vez más entre hombres de 30 años, igual el sobrepeso, el colesterol alto, la mala alimentación, el exceso de alcohol y el tabaquismo. 

Aunado a los problemas físicos, la sexualidad del hombre moderno está empañada por problemas emocionales y hasta mentales. Por eso, ahora la edad ya no es una garantía de mejor y más sexo, los adultos jóvenes enfrentan alta competitividad en el trabajo, en sus círculos sociales y hasta en  su apreciación personal, hoy no basta con tener trabajo, sino ganar bien; tener amigos, sino dinero para salir con ellos; tener mucho sexo y verse  a la moda. 

Todas estas exigencias hacen que la sexualidad masculina se entorpezca y   muchos hombres, sobre todo solteros, no acuden al médico, “es más común que lleguen a consulta los casados o los que tienen pareja estable, porque la mujer insiste, pero al hombre le falta aún mucha conciencia y conocimiento de su cuerpo y de cómo funciona su sexualidad. Cuando aprenden que   no sólo es erección o eyaculación,  sino  de sus hormonas y estado de salud, la cosa cambia”, asegura Dehesa. 

Así, poder disfrutar del sexo como hombre implica un buen estado de salud,  las hormonas en un nivel óptimo,  el deseo sexual despierto, la excitación controlada, y un nivel de estrés que no afecte el estado emocional o mental del hombre; sin esto, dice Dehesa, el buen amante no existe. 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK