La forma sí importa

El tamaño y características del pene influyen en la manera de dar y recibir placer, a ti, ¿cómo te gusta?
Cecilia Rosillo
17/03/2016 - 05:00

El tamaño del pene es sin duda la preocupación que todo hombre experimenta. Y a pesar de que ya se ha comprobado que saber usarlo es lo fundamental, hay algo que sí importa del pene para tener sexo: su forma.

Así como cada persona tiene una cara que lo distingue de los demás, el pene   es único, no hay en realidad dos iguales, sólo parecidos. Esta forma sí influye en la manera de dar y recibir placer, aunque todos tienen esta capacidad. Cada hombre nace con una forma de pene y eso es genético, por lo tanto no se puede cambiar, excepto si la curvatura del genital se debe a la llamada enfermedad de Peyronie, en cuyo caso la cirugía lo corrige.

El tipo o forma de pene se puede clasificar igual que el rostro; de manera general, para este órgano hay tres formas simples que son muy diferentes entre sí. Aunque en lo más particular ningún glande es mejor que otro para el sexo, algunos pueden tener sus ventajas.

Recto

Este tipo de pene tiene una anchura uniforme en todo el tronco. Lógicamente su glande se estrecha ligeramente, pero en general da un aspecto recto, como de lápiz. Esta forma es adecuada para todas las posturas, pero puede ser ventajosa a la hora de practicar sexo anal, ya que su punta estrecha facilita la penetración.

En forma de cono

Este pene tiene la base más gruesa que la punta, dándole un aspecto cónico que puede ser más o menos pronunciado, según la complexión general del hombre. Tiene la ventaja que al ser más ancho en la base, la penetración vaginal estimulará más la entrada, es decir, la zona más sensible. Puede dar algún problema en las felaciones si la diferencia entre punta y base es notable.

Forma de champiñón

Esta forma parece un champiñón porque al tener un glande más grande que la base, su forma recuerda a este hongo. Su característica es que al ser el glande  la zona más sensible del pene, es posible que los hombres con pene champiñón perciban las sensaciones con más intensidad. El misionero es una postura en la que ambos integrantes de la apreja pueden disfrutar aprovechando esa característica, ya que no es demasiado profunda. 

De plátano

Es un pene que se estrecha en la punta y en la base, pero el tronco es más ancho. De tal forma, como la punta es fina, la penetración es más fácil, lo que hace que el resto del pene pueda estimular muy bien las paredes vaginales, gracias a su grosor, por ello con este pene todas las posturas son adecuadas.

Con curva

La curva del pene a veces se debe a un cuerpo cavernoso más corto que otro, pero si es ligera es  normal y nada preocupante. Pero si la parte curva es muy pronunciada, puede ser molesta en la penetración para la mujer, sobre todo en algunas posturas. Si la curva es hacia arriba, lo recomendable es usar la postura del misionero; si es hacia abajo, la del perrito es la más cómoda, pero si es hacia un lado, la de la cuchara es ideal.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK