Atrévete a jugar con tu pareja

Los accesorios sexuales sirven de vínculo erótico entre los amantes; no son exclusivos de los solteros
Cecilia Rosillo
12/05/2016 - 05:00

Las parejas consumen más juguetes sexuales que los solteros, porque son un complemento importante en las relaciones, que con el tiempo  llegan a rutinas que necesitan romper para refrescar el sexo. 

Según los expertos, los juguetes sexuales usados en pareja sirven de vínculo erótico entre los amantes, pues el hecho sexual humano, en lo que al placer se refiere, aún está lleno de neblinas, tópicos y confusiones como creer que la masturbación es un acto solitario y que además sustituye el sexo compartido.

Todavía hay personas que creen que se utiliza un vibrador como sustituto de “algo que falta” y no como algo que complementa y amplía lo que ya tenemos. 

En realidad, la función de los juguetes sexuales como algo normal para la  salud de las personas, ya sea en solitario o en pareja estriba en que el juguete sirve, en muchas ocasiones, como activador del deseo (cumple ciertas funciones gratificantes y satisfactorias de “fetiche”) y, además, encarna el vínculo erótico que se establece entre los amantes. 

Cuando una pareja se vuelve estable nace irremediablemente la necesidad de comunicar los deseos de ambos. Los momentos íntimos con nuestra pareja son necesarios para conocer aquellas zonas y maneras de llegar al máximo placer y obviamente, para ello es necesaria una comunicación efectiva y de calidad; expresar sin pudor y sin tapujos lo que realmente satisface en un nivel sexual. Cuando se propicia este tipo de comunicación,   vital para la evolución de la relación y de uno mismo como individuo, se amplía la posibilidad de que se animen a comprar juguetería erótica. 

Así, el compartir con alguien importante las necesidades y gustos en la cama propicia que, cada vez más, las parejas experimenten cosas nuevas. 

Además,  los gustos pueden cambiar, no son estáticos y por tanto, los juguetes también aportan aliciente a nuestra interacción sexual. Y eso sólo tiene un efecto positivo para el bienestar de la pareja. 

Las parejas con una buena comunicación y complicidad buscan siempre reinventar su vida sexual porque, eso los lleva a evolucionar en su crecimiento erótico y al buscar aliados que ayuden a maximizar el placer en sus encuentros, se topan con los  juguetes sexuales que son la primera opción que tienen para ampliar y explorar ese mundo erótico desconocido. 

Lo positivo de esto se refleja en la salud sexual de ambos miembros de la pareja porque los lleva a tener una conexión que abarca más allá del sexo, logrando una compenetración sentimental y una relación sexual armoniosa, de bienestar, de descubrimiento sin miedo al placer, de forma atrevida  aprendiendo con ellos  cómo funciona su cuerpo y recompensándolos con una vida emocional y sexualmente feliz. 

Un buen juguete, utilizado de la forma adecuada, puede proporcionar a ambos miembros de la pareja un placer increíble. Mientras que utilizar un juguete en solitario está muy bien, ayuda a conocerse sexualmente, pero no hace un vínculo de complicidad con la pareja porque al compartir la experiencia se refuerza la comunicación y aumenta la satisfacción sexual y la confianza. Además, es una actividad positiva compartida y crea una conexión sensual   especial. 

Para los solteros, es más común que los disfruten en soledad,  ya que si se trata de sexo ocasional, resulta agresivo tener un primer contacto erótico usando algo más que el  propio cuerpo, amén de que en ocasiones no es posible portarlos. 

Otro factor que hace que las personas solteras no los usen en pareja es porque no siempre se está seguro de la opinión de la otra persona y no se arriesgan a perder a un   compañero sexual con quien tener sexo cuando se “necesite”. 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK