¿Orino o eyaculo?

Muchas mujeres pueden tener una eyaculación femenina, pero por ignorancia, reprimen la sensación
Cecilia Rosillo
11/05/2016 - 05:00

La eyaculación femenina sigue siendo un tabú, y a pesar de que ya existe   mucha documentación que certifica su existencia, muchas personas, incluidos profesionales de la salud insisten en negarla. 

Este desconocimiento hace que las mujeres crezcan sin saber que su cuerpo excitado puede tener la posibilidad de eyacular y contienen este reflejo por confundirlo con la necesidad de orinar y se pregunten:  ¿por qué cuando tengo relaciones sexuales, siento ganas de orinar? La respuesta es más sencilla de lo que parece: es porque vas a tener una eyaculación femenina. 

Esta eyaculación es la expulsión de un líquido que sale por la uretra al momento del orgasmo femenino, que se prepara durante las contracciones vaginales,  pero éste  no corresponde a la lubricación que hay normalmente en la fase de excitación. Éste puede ser poco o mucho, no tiene olor ni color y contiene una gran cantidad de glucosa. 

De hecho, la mayoría de las mujeres producen este fluido, aunque sea en pequeñas cantidades. Lo que podría implicar que todas las mujeres puedan experimentar la eyaculación femenina que en sí depende de las glándulas de Skene, cuyos orificios se encuentran alrededor del orificio uretral, aunque la vagina segrega un fluido lubricante para facilitar la penetración, la eyaculación femenina, al contrario de lo que podría esperarse, tiene una salida uretral durante el orgasmo. 

En algunas posturas, la estimulación del Punto G con el pene es muy directa y hace que se presione  la esponja uretral y la mujer sienta una sensación de orina inminente. Esto es normal porque se estimula  una zona que sólo se ve alterada cuando se orina, lo que hace que la mujer se sienta incómoda, pero al contenerlas y dejarse llevar, permiten alcanzar el orgasmo. Muchas mujeres prefieren no dejarse llevar para no ‘incomodar’ a su pareja, porque temen que no le pueda gustar lo que acompaña el orgasmo. 

Existen dos causas principales por las que no todas las mujeres son capaces de eyacular: una es que no todas las mujeres tienen las glándulas de Skene, también llamadas próstata femenina, suficientemente desarrolladas para producir líquido de modo perceptible; y la otra porque aún teniendo las glándulas suficientemente maduras, muchas   inhiben la eyaculación por miedo a orinarse. 

Para llegar a la eyaculación femenina no es necesario un pene grande o un juguete de gran tamaño, porque el Punto G está ubicado en una zona superficial, por lo que utilizando los dedos  anular y corazón juntos se puede llegar a palpar esta zona.

Para quitar el temor de orinar en un momento poco adecuado, es importante decir que fisiológicamente es muy difícil orinar y tener un orgasmo al mismo tiempo. No hay que preocuparse, sino dejarse llevar. 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK