Hace Kung Fu vaginal

Kim Anami tiene la fuerza para levantar desde una dona hasta una pesa de gimnasio, con la vagina
Cecilia Rosillo
06/04/2016 - 05:00

Igual que con el cuerpo completo se puede   hacer Kung Fu y desarrollar la fuerza del milenario arte marcial chino, que entraña  la conciencia y el espíritu trabajando en conjunto para generar energía, esto se puede hacer sólo usando una pequeña parte del cuerpo femenino: la vagina.

Y más allá de ser una simple teoría, existe una mujer que es capaz de levantar desde una dona hasta una pesa de gimnasio o una tabla de surf usando sólo su vagina, y lo ha demostrado hasta en Hollywood Boulevard al levantar  un Oscar.

Kim Anami, norteamericana de 44 años,  asegura que siempre fue muy consciente de su energía sexual y tenía interés en cómo hacer que el sexo fuera aún mejor. Así, desde hace 20 años  empezó a practicar lo que ella denominó Kung Fu Vaginal.

Se basa en antiguas prácticas taoístas, utilizadas por mujeres desde hace cinco  mil años para fortalecer el suelo pélvico y aumentar el placer sexual, ya que tener suelo pélvico y músculos vaginales fuertes, dice, ayuda en todo, desde el aumento de la libido, mejor lubricación y mayor potencial orgásmico, hasta la eliminación de la incontinencia urinaria, la prevención de prolapso de órganos pélvicos,   después del parto, entre otros.

Para ella, el cuerpo no está separado del alma. No son cosas distintas, pues dentro de la espiritualidad oriental, el sexo es un camino de iluminación y de empoderamiento. Por ello, explica que una vagina débil y seca significa un alma contraída, estresada. Mientras una vagina húmeda y fuerte es capaz de levantar muebles y objetos pesados, gracias a la divina energía tantra, y  lo demuestra.

“Es un arte marcial para alcanzar una maestría. Cuando uno hace algo mucho, eso revela su propio misterio, ¿cómo se aplica esto a una vagina? 

“Bueno, una  vagina maestra  está en condiciones de mover muebles, de lanzar pelotas de ping pong, está en permanente estado de felicidad y puede alcanzar cualquier tipo de orgasmo. Hasta puede manejar a su antojo la eyaculación masculina con movimientos de presión. 

“La vagina es tan fuerte como cualquier otro músculo, aunque las mujeres suelen tener vaginas muy débiles, porque es un órgano que está desvalorizado en nuestra cultura”, explica.

Al poner a la vagina como epicentro de la energía y de la existencia, todo se activa a partir de lo que fluye desde ese chakra. Que las mujeres entiendan cómo integrar el sexo a la vida cotidiana sin tanto tabú, es una de las metas de Kim, pues dice:

“Desde que vivimos en una cultura que excomulga el sexo, no es de extrañar que la gente está confundida. Por un lado, hay un instinto natural que surge de tocar, de amar, de entrar en una relación sexual intensa.

“Tenemos que luchar contra las voces que nos dicen que el sexo es una pequeña parte de la vida o una relación. O peor, que hay algo mal con eso. Pensar que las vaginas son un epicentro energético, que son fuertes, y evaluar la intensidad del poder femenino por su humedad, es un salto muy grande”, dice.

Para levantar objetos, ella ata un trozo de cuerda a una piedra de jade ovalada, que luego se inserta en la vagina. Al otro lado de la cuerda ata el objeto que quiere levantar usando  sus músculos vaginales presionando el huevo de jade.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK