Cómo excitarlo al minuto

Prueba estas sugerencias para volver loco a tu hombre y luego disfrulo
Cecilia Rosillo
05/11/2015 - 04:30

Si hay una cosa que desean saber las mujeres para ser buenas amantes, es cómo excitar a sus hombres al instante. 

Si bien el placer toma su tiempo, existen algunas acciones que casi infaliblemente llevan a los varones a la excitación en menos de un minuto.

Ponle... sabor

Los alimentos afrodisiacos amplían la vitalidad y el erotismo y ayudan a crear una mayor conexión afectiva y más cuando se sirven en un ambiente romántico, luz adecuada, aromas agradables, flores y vistiendo lencería súper sensual.

Datos

entrada elementotexto elemento

Dato G

Yo sí me conozco, me cuido y me quiero por dentro y por fuera. 

Especial para las adolescentes, este libro es un manual que pretende que las mujeres jóvenes tengan el conocimiento de sus genitales, sus cuidados y prevención de enfermedades, así como la toma asertiva de decisiones acerca de su sexualidad. También invita a reflexionar sobre estereotipos. El desarrollo de la sexualidad humana empieza con el contacto físico, cuando los bebés son sujetados y acariciados, es necesario reconocer al niño como ser sexuado, en relación consigo mismo y con otros, para que construya una identidad sexual propia. El primer contacto con la sexualidad en las primeras etapas de la vida es una de las puertas por la cual el niño va a desarrollar su personalidad y sus relaciones con la afectividad. La sexualidad es una cosa natural en los seres humanos, una función como tantas otras, como comer, caminar, leer, estudiar. Y como tal, debe ser un tema tratado con naturalidad, honestidad, cariño, teniendo su propio espacio dentro del proceso educacional del sujeto.La educación sexual de la primera infancia es la calidad de la relación que cada madre, padre, maestro y maestra establece con un niño o niña, lo que mejora la educación sexual.

 Una de ellas es acariciar con cuidado sus genitales. 

El estímulo de esta parte de la anatomía masculina puede hacerlos ver estrellas al instante. Y es que las terminaciones nerviosas de los pliegues de los testículos los estimulan y excitan con un roce delicado a manera de círculos o de arriba hacia abajo.

Otra más consiste en masajear sus pectorales. El pezón es otra área sensible en ellos, incluso más que en las mujeres. Gran parte de su virilidad trata de reflejarse en su aspecto físico; si tocas con sensualidad sus pechos a manera de admiración, su ego subirá, así como sus ganas de llevarte a la cama para mostrarte sus otros atributos masculinos.

Una cosa que no falla es usar la comida como pretexto para meter su cuerpo en la boca. Chuparle el dedo que tiene embarrado de papas fritas, quitarle con la lengua la gota de salsa que le queda en las comisuras o deliberadamente untarle algo para quitarlo con la lengua... es infalible.

Bailar sobre él no falla, primero porque es erótico y, después, porque casi no se lo esperan. Menear la cadera o pasar el cuerpo sobre el suyo, mientras se hacen movimientos al ritmo de la música y, además, resaltando las piernas y busto. Excitación segura.

 

Usar las uñas de manera moderada también es otra clave. Las caricias con las uñas sensibilizan más rápido la piel, el órgano más grande del cuerpo humano. Ojo, no se trata de una práctica sadomasoquista ni extrema, por el contrario, se trata de usar esta técnica como una muestra de aprobación y satisfacción por parte de la mujer. Apretar su espalda, sus brazos y muslos, como signo de placer y de que la está haciendo llegar al cielo.

Pedirle que cierre los ojos y pasar las manos por sus zonas erógenas jamás falla. Así se mezcla el misterio y la duda, que altera los sentidos de forma positiva.

También rozarle alguna zona de la piel que tenga descubierta, acompañado de un coqueteo visual, susurros al oído, soplidos en la nuca o una sonrisa pícara es garantía.

Otra clave está en los pies. Pasarlos por todo su cuerpo, haciéndole cosquillas y caricias breves no sólo es insinuante, es provocador.

Pedirle que él quite la toalla después del baño. Dejarlo ver el cuerpo desnudo de la pareja, con el cabello despeinado y la piel mojada es una escena erótica. El truco para despegar la pasión está en mirarle directamente a los ojos, permitirle que te envuelva para secarte, en cuestión de segundos te volverá a quitar la toalla.

Mandarle mensajes de texto eróticos tampoco falla.

No usar brassiere los erotiza al instante. Dejar que el vestido resalte los atributos femeninos en un viaje o en cualquier lugar donde la pena no cohíba a la mujer es altamente erótico, para ellos no hay nada más sexy que poder acariciar la espalda totalmente desnuda de ella.

Lamer también es erótico. Tomar un ramo de uvas o cerezas, un chocolate y todo aquello a lo que se le pueda dar una “sexy lamida” frente a tu pareja, es totalmente excitante.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK