¡Aguas! con el sexo peligroso

Hay parafilias que ponen en riesgo la salud y hasta la vida de la pareja
Cecilia Rosillo
05/08/2015 - 03:00

E n el sexo se corren riesgos cuando nos entregamos a prácticas que ponen la salud y la vida en el filo de la navaja. A muchas de éstas conductas se les conoce como parafilias y pueden ser extremadamente peligrosas. 

Una parafilia es un patrón de comportamiento en el área de lo sexual donde lo predominante es el placer, aunque éste no reside en realidad en el encuentro erótico con la persona, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña.

De este tipo de prácticas hay muchas, pero dentro de las más peligrosas y agresivas están:

1.- La simforofilia,  que es cuando se da la excitación sexual al provocar un desastre, tal como una explosión  o un accidente de tráfico y observar qué sucede. Estas personas se excitan ante los desastres y estrés y angustia de los demás, pero como no miden las consecuencias, arriesga la vida de los otros que no son precisamente ni sus parejas ni sus familiares.

2.- La belonefilia, que es la atracción por pincharse el cuerpo y el gusto  hacia las agujas. Estas personas pueden claramente ser catalogadas como simples masoquistas, piden a sus parejas sexuales que los pinchen o bien, que se dejen pinchar. El peligro más evidente es que usen las agujas con más de una persona y provoquen contagios de enfermedades o que perforen alguna vena. 

3.- La odaxelagnia  es la excitación producida al morder o ser mordido por la pareja y aunque la mordida está catalogada dentro de las caricias eróticas, hay límites. En el juego erótico seguro y como caricia, se trata de morder suave, de usar los dientes sólo como instrumento para sensibilizar la piel sin dañar. En esta parafilia, la persona quiere morder y lastimar a la persona o pide que las marcas sean profundas, que le provoquen sangrado o la extracción misma de la carne.  

4.- La  crematofilia, atracción por ser quemado o pensar en quemarse. No miden las consecuencias en lo más mínimo, empiezan con velas o con cera como parte del sadomasoquismo al que todas estas parifilias pertenecen, pero mientras más experimentan, más agresiva se vuelve la forma de hacerlo. Pueden dejar huellas permanentes o llevar a la muerte a las personas.

5.- La electrofilia o electrocutofilia, que es derivada de la anterior y se da cuando alguien se excita por la electricidad y las descargas eléctricas. Muchas personas juegan a darse “toques” como parte del juego erótico; sin embargo, pueden llegar a causarse serias quemaduras por este medio ya que no es fácil controlar la intensidad de las descargas eléctricas.

6.- La hibristofilia es la excitación cuando se sabe que la pareja ha cometido un crimen violento, como una violación o un asesinato. Son personas peligrosas ya que incitan a la pareja a volver a hacerlo con tal de tener su deseo sexual satisfecho.

7.- El más mortífero y ‘gore’ de todos: La erotofonofilia, que es la cuando la  excitación se logra al provocar la muerte del compañero sexual, coincidiendo el orgasmo con la muerte de la pareja.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK