Perfil amoroso

En general, los seres humanos tenemos cuatro tipos de relaciones que son determinadas por nuestra personalidad
Cecilia Rosillo
04/02/2015 - 04:30
Muchas personas  pasan por nuestra historia amorosa, pero no todos los romances están destinados a durar toda la vida. Pese a que el amor no tiene edad, son las relaciones adultas las que suelen ser más estables.
 
Según las corrientes sicológicas que se han encargado de estudiar las relaciones de pareja, han encontrado que las emociones y los apegos que tenemos hacen que las personas establezcamos relaciones destinadas a ser temporales, porque se da una especie de voluntad obstinada por arreglar las cosas, que llega a causarnos dolor a nosotros y al ser amado.
 
Sin embargo, existen cuatro tipos de relaciones amorosas donde cada una sirve para un propósito único y necesario que nos mejora y nos hace evolucionar. 
 
1.- La transitoria.
 
 Es como un puente entre dos fases de la evolución, con esta se logra un cambio o se alivia la carga de grandes cambios de la vida. Por ejemplo, tener una relación después de un largo matrimonio que terminó, puede ayudar a hacer frente al divorcio hasta sanar las heridas. Las relaciones transitorias son temporales, pero sirven para “empujar suavemente a una persona de un nivel de autotransformación al siguiente. 
 
2.-  Kármica. 
 
El karma no es una fuerza maliciosa que nos devuelve las malas acciones, es más bien la carga energética acumulada en cada acción que hacemos, tanto buenas como malas. Una relación kármica siempre implica la ruptura de algún patrón o ciclo de situaciones recurrentes y son muy intensas. Son enriquecedoras,  progresivas y satisfactorias, ya sea temporales o de largo plazo.
 
3.- Compromiso 
 
Es la más común de las cuatro. Se produce cuando dos personas se unen sobre una base de comodidad, que se relaciona con la estabilidad financiera o emocional.  Muchos  siguen este camino porque les resulta difícil tomar rumbos diferentes, pero no por amor.
 
En pocas palabras, se establecen el uno para el otro. Pueden tener hijos, lo que les hace sentir que se supone que deben estar juntos, aunque ninguno de los dos esté completamente enamorado. Las relaciones basadas en un compromiso nos mantienen atrapados en una zona de confort. 
 
Pero es importante evaluar si estamos realmente contentos con nuestra pareja o simplemente cómodos. Hay relaciones de compromiso que duran toda la vida, porque ninguno de los dos quería dejar ir al otro. Aunque el problema de las relaciones de compromiso es que uno o ambos cónyuges pueden no estar completamente satisfechos; la decisión de quedarse o irse es personal y la comodidad, así como la seguridad, suelen ganar. 
 
4.- La Conmovedora. 
 
Ésta representa un lazo más profundo que el nivel físico o emocional. Suelen durar mucho tiempo y están marcadas por una intensa conexión entre dos personas, una conexión que incluso puede ser difícil de transmitir con palabras, pero que se ve y se nota en sus acciones cotidianas. 
 
Esto no quiere decir que no experimenten problemas a lo largo de la relación. La diferencia es que son capaces de resolverlos con mayor facilidad que las parejas que no están vinculadas por lazos sentimentales tan fuertes.

 

TAGS

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK