Juegos peligrosos

Algunos juguetes sexuales pueden resultar peligrosos si no se utilizan con cuidado
Cecilia Rosillo
03/06/2015 - 23:28
Pese a ser juguetes, los de tipo sexual no tienen nada de inocentes y su mal uso puede ser un riesgo para la salud de los involucrados en el juego.
 
Entre toda la gama que existe  podemos mencionar al famoso ‘Strap on’, que no es otra cosa que un consolador con arnés y que está ideado para que las mujeres lo porten y sean ellas quienes penetren a sus parejas, ya sean mujeres u hombres.
 
También se le conoce como el pene femenino o arnés de pene y se usa en actos sexuales de penetración vaginal, anal y oral. Es decir, se usa para efectuar, con un pene falso (y que no eyacula), una felación, un ‘pegging’ o una penetración normal.
 
De hecho, se dice que su aparición fue como ayuda para los hombres que tenían problemas de erección, ya que de esta manera podían satisfacer su necesidad de penetrar a la mujer.
 
De ahí, brincó a las manos femeninas que quisieron experimentar el papel dominante de la relación en hombres que deseaban conocer la sensación de la penetración y hasta hoy se usa en relaciones tanto heterosexuales como homosexuales.
 
 Hay gran variedad de arneses, algunos incluyen vibradores. Los más comunes son:
 
El  ‘2-strap’: Es básicamente similar a una tanga. Una correa rodea la cintura, como un cinturón, mientras que otra va entre sus piernas y se une a la otra correa en el centro de la parte baja de la espalda. 
 
El otro estilo común es el ‘3-strap’: también tiene una correa alrededor de la cintura, pero en lugar de una correa entre las piernas, cuenta con dos correas, una en cada muslo, que se unen con la principal al frente. Este diseño deja los genitales y el ano al descubierto, y atribuye al consolador más firmeza, dando al usuario un mayor control.
 
Como todo juguete que se inserta en zonas genitales, antes de usarlo de manera pasional y con embestidas profundas, es necesario saber controlarlo con los movimientos de la pelvis y tener claro que no proporciona sensibilidad, por lo que un contacto muy brusco puede dañar a la persona penetrada, sin que el otro se dé cuenta.

 

TAGS

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK