Toca madera

Tere y Carmen, pese a adversidades, son una pareja de mujeres que no teme a nada ni a nadie porque se tienen la una a la otra
Raúl Piña
25/03/2016 - 05:00

Carmen y Tere son una pareja de lesbianas que este año cumplen 31 años de estar juntas y de vivir un romance, amor, complicidad, sociedad, que las ha mantenido en las buenas y en las malas y que parece, no tendrá fin.  Ambas se ríen y me dicen : "Ay no amigo, toca madera".

Más que tocar madera, la vida las ha tocado de diferentes maneras, y en algunas situaciones bastante adversas que las ha puesto a prueba  y han superado muchos obstáculos.

Uno de ellos, quizá el primero, fue vivir en una ciudad tan pequeña como Puerto Vallarta, donde ambas son hijas de familias muy conocidas, y en donde hace tantos años, no era bien visto  que dos mujeres  se fueran a vivir juntas, y más que nada, lo hicieran abiertamente.

Lucharon contra los comentarios, los juicios y las miradas de reproche, pero continuaron el camino sin miedo y apoyándose la una en la otra.

Con el tiempo, pudieron comprarse un condominio pequeño, pero suficiente para ser felices  y tener su primer patrimonio juntas.

Ambas emprendedoras, iniciaron negocios cada una por su lado, y después juntas.   El tiempo y su tenacidad  darían frutos y más tarde, una casa hermosa en el centro del puerto, donde viven con sus mascotas que juguetean por todos lados y que hacen de cada travesura un festejo de sus amas.

Pero un día, llegaron los tiempos difíciles. Tere fue diagnosticada con cáncer de seno.  Todo parecía desplomarse y una nube oscura parecía no quererse ir de su promisorio y feliz horizonte. Los tratamientos, las quimioterapias, los llantos y las desesperaciones que llevan a quien parece que recibe una sentencia de muerte, y que aún así no la derrotó.  A su lado, siempre Carmen.  Preocupada, amorosa, pendiente, proveedora de apapachos, calditos de pollo y mucha paciencia.  Esa paciencia que da el amor auténtico y desinteresado.  

Mientras me cuentan todo ésto, compartimos unas chelas (yo),  whisky,  ellas, y otros invitados ron con coca.  La barra de su cocina hecha toda en madera nos da un ambiente más acogedor y familiar.

"Ahí la tienes, dice Carmen, tres años libre de cáncer y con un breve episodio de anemia, pero viva y contenta".

Tere sonríe y coqueta, le para la trompita a forma de beso al aire.

Los amigos brindamos y compartimos su celebración de vida y sus proyectos comunes que las afianzan aún más en  su relación, que de tan fresca que la viven, parece que se acaban de conocer y se siguen cortejando como el primer día.

No hay gente que no las quiera, que las respete y  las admire.  Se han ganado el derecho de piso y su postura es inamovible, son una pareja de mujeres que no teme a nada ni a nadie porque se tienen la una a la otra.

A pesar de que los hombres gay —lo he mencionado otras veces— no tenemos muchas veces tanto contacto con las mujeres lesbianas por diferencias raras e inexplicables, yo  admiro a este tipo de mujeres que cuando se comprometen a ser pareja crean proyectos de vida que la mayoría de las veces cuajan perfectamente y que las hacen ser gente responsable y con metas en la vida.

Esa misma vida que celebramos esa noche. La vida de Tere.  La vida de Carmen. La vida de las dos.

"Vámonos a cenar, dice Carmen, mientras se empuja de fondo su whisky que yo invito".

Todos las seguimos a la calle y reímos, nos abrazamos, caminamos juntos y juntas y más allá, el cielo lleno de luces que parecen lentejuelas bordadas en una oscuridad que parece terciopelo, le permite asomarse a la luna, que coqueta, nos recuerda que como reina absoluta e invencible de la noche, nos protege desde lo más alto de su imperio.

 

Raúl Piña

 

[email protected]

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK