Reyes y reinas del drama

Aprende a evitar que algunas personas te roben tu optimismo y a cómo ponerles límites
Víctor Jiménez
17/07/2018 - 05:18

Lo que provoca la mayor pérdida o la mayor ganancia de energía en las personas son las relaciones con otros. Algunas son buenas y estimulantes, pues provocan un estado de ánimo positivo. Pero otras te chupan toda la energía, el optimismo y la calma. Quienes utilizan el drama para obtener lo que desean —atención, favores y trato especial— pertenecen al grupo de personas que te despojan de tu energía vital. Sí, como vampiros energéticos.

Cómo son los reyes  del drama

—Pueden ser hombres o mujeres. Hay una tendencia a considerar sólo a las mujeres como dramáticas, pero la verdad es que también los hombres montan escenas bastante teatrales.

—Actúan como si fueran niños de seis años haciendo un gran berrinche.

—Tienden a exagerar incidentes sin importancia y convertirlos en un verdadero drama. Cualquier cosa que les suceda o que tú hagas se convierte en el fin del mundo.

—La vida para ellos siempre es extrema: Excelente o terrible.

—Se la pasan de crisis en crisis, como si se alimentaran del caos.

—Son muy histriónicos. Sus acciones y excesos tienen el objetivo de hacerte tambalear, dudar y sacudirte.

—Crean tensión a su alrededor y abruman a quienes conviven con ellos.

—Acaban con tu energía.

—Les encanta la atención y la emoción que se deriva de ésta. Se alimentan de las reacciones en otros cuando actúan fuera de sí. Lo que en realidad están diciendo con su comportamiento es: “veme, aquí estoy, ámame”, pero lo hacen de una manera que resulta manipulativa.

—Son egocéntricos, todo se trata de ellos, ellos, ellos. Con facilidad se olvidan de que otras personas también tienen problemas y una vida propia.

—Tratan de convencerte de que sus problemas en realidad son tuyos y que tú debes resolverlos. Nada más alejado de la verdad. Esta es tan sólo una forma más de evadir la responsabilidad de sus reacciones emocionales.

Cómo defenderte de ellos

—Observa si esta forma de actuar es repetitiva. Pon atención a las reacciones de tu cuerpo: ¿te sientes cansado o con dolor de cabeza después de estar con esa persona?

—Cuando veas que se acerca uno de sus grandes dramas, aléjate. Reduce el tiempo que pasas con esa persona que te roba la energía con sus explosiones emocionales.

—Admite que no vas a poder hacerle cambiar. El deseo de cambiar debe venir del rey o la reina del drama. 

No es tu tarea, es la de él o ella. Evita caer en una relación de dependencia mutua.

—Cuestiona si en verdad esta relación de amistad o romance es recíproca. Cuando estás afectada emocionalmente, ¿está allí para ti? ¿verdaderamente escucha o comienza a hablar de ella misma?

Si te toca vivir sus dramas:

—Haz unas cuantas respiraciones profundas para centrarte y entonces actuar de manera más ecuánime. La respiración honda te ayuda a soltar la tensión y plantarte bien. Recuerda, su objetivo es sacudirte, desequilibrarte. Respirar te ayuda a no perder la cabeza y a mantenerte centrado.

—Recuérdate: “Ya sé lo que está sucediendo y puedo lidiar con esto”.

—Visualiza una especie de escudo de luz a tu alrededor para protegerte de sus gritos y acusaciones.

—Cuando tengas la oportunidad, aclara con él/ella que su reacción es desproporcionada, desagradable a los demás y que debería hacer algo para manejar sus reacciones emocionales.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK