Atormentan celos... por puras suposiciones

Imaginar situaciones sobre tu pareja, pero con poca información, puede convertirse en un martirio
Víctor Jiménez
22/04/2014 - 03:00

Con bastante frecuencia las personas llegan a conclusiones a partir de muy poca información. Tal es el caso del hombre celoso que, por el mero hecho de que su esposa no contesta el teléfono, asume que está con otro hombre; o la chica que da por hecho que su novio la abandonará, sólo porque no se comunicó con ella durante toda la tarde. Nos apresuramos en estas conclusiones basándonos en lo que hemos vivido anteriormente o nuestros temores más profundos.

Una falla de razonamiento
Llegar a conclusiones de manera precipitada es un error de razonamiento muy común. Apresuramos las conclusiones sin tener suficiente información o evidencia que nos asegure estar en lo cierto. Así, abusamos de la imaginación: llenamos los huecos de información con nuestra fantasía.Por ejemplo, la mujer celosa que ve a su esposo platicando con otra mujer, de inmediato asume que se sienten atraídos el uno por el otro, o que tienen una relación amorosa. Hay cierta impulsividad en esta forma de pensar.

Otra situación típica en la que hacemos juicios precipitados es la siguiente: después de extraviar un bolígrafo, vemos a una persona con una copia exacta del nuestro; de manera automática, asumimos que esa persona lo robó, cuando es posible que tenga uno igual al nuestro.

Con frecuencia, precipitarse en las conclusiones involucra negatividad y predicción catastrófica de los sucesos.

Este error de pensamiento puede tomar tres formas: Lectura del pensamiento ajeno: creer que somos capaces de adivinar los pensamientos de otros, con base en nuestra intuición. Predicción: asumir que se sabe cómo resultarán las cosas a partir de mínima o nula información. Etiquetar a la gente: juzgar a los demás a partir de unos cuantos elementos, como su forma de vestir, de hablar o de actuar.

¿Cómo nos afecta?
Con frecuencia nos equivocamos, lo que damos por hecho no es verdad. Dañamos nuestras relaciones. Nos provocamos mucha angustia. Etiquetar nos hace tomar malas decisiones en el trabajo y en la vida personal. Es posible que perdamos la oportunidad de relacionarnos con una persona muy valiosa, sólo porque la etiquetamos y no nos tomamos el tiempo para descubrir quién es en realidad.

Evita conclusiones prematuras
Considera los diferentes factores que influyen para que algo ocurra. La mayoría de las cosas que suceden se deben a diversas circunstancias. No aceptes ciegamente tus fantasías como verdad o como un hecho. Podrías estar equivocado.

Recuerda que si las cosas ocurrieron de cierta forma en el pasado, no significa que sucederán de la misma manera ahora o para siempre.

Admite que no tienes la capacidad para predecir el futuro o para leer la mente de los demás. En lugar de llegar a conclusiones de manera abrupta, investiga, pregunta, obtén suficiente información, como lo hacen los investigadores y científicos, antes de dar por ciertas tus sospechas.

Sacar conclusiones precipitadas afecta la salud emocional y las relaciones interpersonales. Una forma de pensar más científica te brinda tranquilidad y relaciones más sanas. La elección es tuya.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK