Cuidado con estos ladrones

Sentir que somos víctimas del reloj nos lleva a la insatisfacción, la prisa y la tensión
21/07/2015 - 03:00

“Ojalá tuviera suficiente tiempo para estudiar o pasarlo con mi pareja o mis hijos”, es una queja común. ¿Por qué hay personas a quienes les alcanza el tiempo para hacer todo o casi todo lo planeado? Porque lo aprovechan bien y hacen un uso eficiente de él. Y, sobre todo, porque se cuidan de los ladrones del tiempo. ¿Cuáles son esos bandidos que te roban valiosos minutos e incluso horas? El uso excesivo de dispositivos electrónicos; la dificultad para decir “no; la resistencia a delegar y el perfeccionismo.

Dispositivos electrónicos. Basta con mirar alrededor para darnos cuenta del uso excesivo de teléfonos inteligentes, tablets, redes sociales y mensajes de texto. El teléfono inteligente se ha convertido en el mayor quitatiempo. Sentimos la urgencia de contestar las llamadas o los mensajes entrantes, como si se tratara de una emergencia. Y, por supuesto, no todos los mensajes necesitan contestarse de inmediato. Pero estamos tan acostumbrados y condicionados a la inmediatez que nos es imposible postergar su lectura o la respuesta. 

¿Cuál es el problema? 

Desvían nuestra atención del trabajo, de las tareas domésticas, del estudio, reduciendo nuestra concentración. Cada vez que interrumpimos una actividad, nos toma cierto tiempo volver a “conectarnos” con la tarea. 

A más interrupciones, mayor tiempo valioso perdido. 

Tip: Establece horas o momentos específicos para revisar tus redes sociales y los mensajes no relacionados con el trabajo. Así podrás concentrarte en actividades laborales, de estudio o domésticas al 100%. Es cuestión de darle a cada cosa su lugar y su tiempo.

Dificultad para decir “no”. Algunos se llenan de compromisos más allá de su capacidad, toman más responsabilidades de las que pueden cubrir para quedar bien. Pero terminan quedando mal con la familia, los jefes, la pareja o los amigos, precisamente porque intentan masticar más de lo que pueden comer. Nos cuesta decir “no” porque creemos no tener derecho a hacerlo, tememos a las consecuencias o tendemos a complacer a los demás, incluso si esto implica quedarnos sin tiempo libre o de ocio. 

Tip: Observa a quienes, con facilidad, se niegan a adquirir compromisos que los dejarán sin tiempo personal. Nota cómo lo hacen y, si es posible, pregúntales cómo han aprendido a poner límites. 

Resistencia a delegar. Hay quienes cargan con todo el trabajo o todas las responsabilidades de la familia, el trabajo o la pareja. Para tener más tiempo disponible, es necesario asignar tareas o responsabilidades a los demás. Conforme van creciendo, los hijos pueden encargarse de actividades como lavar los trastes, arreglar su ropa, ordenar su habitación. A la pareja se le puede pedir que haga pagos en el banco o trámites burocráticos. Los gerentes y los jefes saben lo necesario que es delegar. Nadie puede hacer todo, y cuando tratan de hacerlo, sólo entorpecen el avance del propio trabajo. 

Tip: Haz una lista de las formas en que las personas a tu alrededor podrían contribuir al buen funcionamiento de la casa o a facilitar tu trabajo. No temas pedir ayuda. Quizás encuentres un poco de resistencia al principio, pero si insistes en la importancia de su cooperación, seguramente la obtendrás. 

Perfeccionismo. Desear que las cosas estén bien hechas es algo positivo. Sin embargo, postergar la entrega de un trabajo a causa del perfeccionismo o exagerar en la limpieza no es nada positivo. El perfeccionismo es un gran ladrón de tiempo, porque no te libera de la tarea actual ni te permite pasar a otras acciones, relacionadas con el descanso o el trabajo. 

Tip: Ponte un límite para la revisión de tu trabajo. El afán perfeccionista te impide soltar y tener tiempo para algo más. En cuanto al orden, es suficiente tener la casa o la oficina en un estado aceptable. No perfecto. 

Todos tenemos tiempo en la misma medida, 24 horas del día. Con una buena planificación, puedes sacarles mucho jugo. Puedes hacerte de más tiempo al reducir tu perfeccionismo, evitar actividades innecesarias, tener menos cosas qué limpiar, poner mayor atención para cometer menos errores buena planeación del día. 

Lee mi blog: http://blogs.eluniversal.com.mx/avivirme/

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK