Deja de sentirte inferior

Al sentirse superior, una persona trata de compensar sus sentimientos de inferioridad, resaltando aquellas cualidades en las que sobresale
Víctor Jiménez
20/10/2015 - 03:00

Él es un hombre inteligente con grandes habilidades, que tiene buenos amigos y una familia que lo quiere. Pero algo dentro de él le dice que no es tan valioso como los demás. Siempre que Santiago conoce personas nuevas, esa voz interna le susurra al oído: “Sabes que eres diferente, sabes que algo te falta. Aunque aparentes otra cosa, no eres como ellos”. De niño, Santiago no era tan fuerte o hábil como los otros niños de su edad. Y se lo hacían saber. Señalaban que era diferente, igual que hacían con los niños más pobres, los que no tenían papá, los más delicados en su trato o los que no sabían cómo defenderse. 

Años después, Santiago se convirtió en una persona sociable, un estudiante responsable e, incluso, corría maratones. Pero el sentimiento de inferioridad seguía estando allí, en su interior. 

¿De dónde surge la sensación de poca valía? De compararnos con otros. Al hacerlo, generalmente salimos perdiendo, sobre todo porque tendemos a compararnos con quienes son más atractivos, listos, jóvenes, atléticos, ricos o capaces. Y las revistas, la televisión y el cine nos presentan modelos con quienes compararnos y sentirnos inferiores.

En la niñez, la comparación viene de quien está a cargo de nosotros: padres, maestros, familiares. A Paulina su madre la hacía sentir que no era lo suficientemente buena y le repetía que era “la niña más fea de su calle”. Esto lo hacía en broma, pero como dicen: “entre broma y broma la verdad se asoma”. El daño a la autoestima de Paulina es el mismo, sea broma o verdad. A Daniel lo comparaban con su hermano: “¿Por qué no puedes ser como Javier?”. 

Ahora, de adultos, Santiago, Paulina y Daniel no necesitan que otros los comparen, lo hacen ellos mismos. Aprendieron bien de sus mayores. Con facilidad se ponen en una  posición inferior a los demás. 

¿Cómo pueden evitarlo? (1) Siendo conscientes de las falsas creencias que se formaron de ellos mismos. Esto como resultado de malas experiencias en su niñez y de los mensajes dañinos de quienes los cuidaban. Y (2) cambiando esas ideas acerca de sí mismos. 

Sígueme en facebook.com/vjimenez67

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK