Acepta tu mundo incierto

Víctor Jiménez
17/10/2017 - 05:00
 

No hay duda de esto: el futuro es incierto. Y cuando hablo del futuro me refiero incluso a lo que podría suceder en el próximo minuto de nuestras vidas. Podrás recurrir al más famoso lector de cartas, al más acertado pronóstico del tiempo o al más hábil analista de la política nacional, pero en realidad nadie puede predecir al 100% lo que va a suceder en la mayoría de las cosas que afectan tu vida. Las sorpresas son inevitables. Te guste o no, es así.

Es natural que te sientas más cómodo en situaciones en las que tienes cierto control. También es natural que te sientas incómodo en situaciones inciertas, en las que no sabes cuándo volverás a vivir un evento traumático o cuándo vas a salir de una situación difícil.

Si te es difícil vivir en la incertidumbre, quizás puedas implementar una que otra estrategia de control para incrementar o reducir la probabilidad de que algo suceda. Lo cierto es que la falta de certeza te acompañará siempre.

Es imposible eliminar la incertidumbre. Hay personas que tratan continuamente de expulsarla de su vida, por ejemplo, con una estricta planeación y preparación de sus actividades. Son personas altamente ansiosas, “preocuponas”, alérgicas a la más mínima incertidumbre y que quieren tener todo bajo control. Se preocupan, es decir, le dan vueltas al asunto con la esperanza de evitar, con su pensamiento, que ocurra lo temido. Otros huyen de situaciones inciertas como si fueran la plaga. Claro está, esto es casi imposible, pues el mundo en el que vivimos es incierto y cambia constantemente.

Eliminar lo incierto es perjudicial. El deseo de eliminar lo incierto consume grandes cantidades de tiempo y energía, provoca estrés y ansiedad, y aviva el fuego de la preocupación. Ejercer control total en tu vida, te vuelve aburrido, nervioso, irritable y dominante. Si percibes las sorpresas o situaciones inesperadas como algo amenazador, es muy probable que te comportes aprehensivo, impositivo y robótico.

Si evitar la incertidumbre, huir de ella o tratar de eliminarla te hace actuar de manera inconveniente, y además no es posible eliminarla por completo de tu vida, ¿qué puedes hacer con ella?

Aprender a tolerar la falta de certeza. Si de cualquier manera la incertidumbre va a estar siempre presente en tu vida, lo mejor es dejar de pelearte con ella. Aquí tienes algunas ideas para lograrlo:

—Reconoce que forma parte de la vida y que, hagas lo que hagas, nunca va a desaparecer del todo.

—Acepta la naturaleza variable y cambiante de todas las cosas. Si asumes que la vida está en constante movimiento y cambio, te será más fácil aceptar la duda como parte integral de tu existencia. Así, cuando se presente la verás como un invitado que ya anticipabas aparecería en tu fiesta.

—Desarrolla una mayor tolerancia hacia las emociones y sensaciones relacionadas con lo incierto. Familiarízate con ellas. Resistirte a lo que experimentas en el cuerpo no evitará que las sensaciones y emociones sigan apareciendo. Lo mejor es reconocerlas y entenderlas como acompañantes de lo incierto y permitirles que pasen.

—Hazte consciente de que, como dice el maestro budista Joseph Goldstein, “cualquier cosa puede suceder en cualquier momento”. Y esto incluye dificultades y crisis. Pero también la recuperación de una enfermedad o mejores condiciones de vida.

Sígueme en facebook.com/vjimenez67

 
 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK