Guía contra adolescentes difíciles

11/08/2015 - 03:00

Los padres de jóvenes difíciles viven en una montaña rusa de emociones. Una de las principales razones por las que se dificulta tratar con adolescentes es su hostilidad e ira, sobre todo cuando éstas se expresan de manera indirecta. 
Entonces hablamos de un adolescente pasivo-agresivo que se opone a los límites, el control y la supervisión de los adultos. Este tipo de chicos tiene intenciones vengativas ocultas. 
El adolescente que agrede pasivamente ‘tira la piedra, pero esconde la mano’ para que no lo descubran. 
¿Cómo lidiar con un hijo así? Aquí te presentamos lo que los psicólogos expertos recomiendan: 

Identifica las conductas pasivo-agresivas. El silencio, dejar de hablarte por un tiempo, es una de ellas. Otros comportamientos de este tipo son: Negar su enojo u otras emociones: “Me da igual”. Estar de acuerdo en hacer algo pero no hacerlo: “Ahorita lo hago”.  Negarse a conversar: “Como quieras”. Hacer las cosas mal: “No sabía cómo hacerlas”. Equivocarse a propósito o negar conocimiento: “Ay, me equivoqué” o “No sé donde están tus lentes”. Negar responsabilidad: “No sabía que tenía que hacerlo”. 

Evita contra-atacar. No respondas igual que él/ella, no entres en su juego, enmascarando tu enojo con actitudes y acciones que agreden indirectamente. Recuerda: su intención inconsciente es que actúes el enojo que no se atreve a expresar directamente. Tampoco pierdas la calma. Será necesario hacer un gran esfuerzo para no explotar ante la frustración. Evita las amenazas y rabietas, pues lo más disfrutable, dentro de su juego, es verte perder la compostura. Y una explosión de rabia generalmente va seguida de culpa por haber perdido el control. 

Ayúdale a ser asertivo. La asertividad consiste en ser capaz de expresar opiniones, sentimientos y deseos de manera clara y directa, pero sin ofender o agredir. Enséñale a comunicar su enojo de forma saludable. Si no sabes cómo hacerlo, aprende, es parte de tu labor como padre y orientador. El adolescente se porta difícil mediante la agresión pasiva porque dentro de la familia no ha aprendido a decir lo que siente y defender sus posturas abierta y respetuosamente. No ve el enojo como algo natural de lo que se puede hablar, más bien lo percibe como algo que se debe reprimir y después expresar de manera velada. Revisa la dinámica familiar en torno al enojo y, para facilitarte las cosas, lee libros sobre asertividad e inteligencia emocional. 

Predica con el ejemplo. Haz conciencia de tus propias actitudes pasivo-agresivas. Sé un buen modelo para tus hijos. Nunca es tarde para aprender a expresar el enojo de manera honesta, clara y directa. Tú y tus hijos pueden aprender juntos. 

Sé congruente. Si le pides a tu hija que exprese su ira de manera directa, debes aceptarlo cuando lo haga. Incluso, si comunica sus desacuerdos de manera violenta o agresiva, aprovecha esta oportunidad para hablar y hacerle ver que está bien mostrar su enojo abiertamente, pero que es importante hacerlo sin ofender ni agredir. No esperes que las cosas funcionen a la primera. Probablemente habrá negación. No será fácil para ella admitir la ira. Un primer paso es dejar que se exprese y se dé cuenta de que reconoces su derecho a estar enojada. La repetición será necesaria. 

Desenmascara el juego. Una confrontación inteligente es siempre mejor que sufrir la agresión pasiva de tu hijo adolescente. Investiga qué hay detrás de su conducta pasivo-agresiva: “¿Te enoja que te pida que me ayudes con los trastes?”. Permítele hablar acerca de sus emociones, facilítale que admita su enojo. Maneja su negación inicial con paciencia e inteligencia. Evita engancharte con él contraatacando pasiva o agresivamente. Finalmente, resalta las cosas que hace bien, cuando sí coopera, sus fortalezas, si se comporta de forma amable. Una palmadita en la espalda lo alentará a mantener estas conductas positivas. 

Visita mi página web: victorjimenezmx.com 

Tip*
Es común que los 
padres deseen hacerse cargo de la situación por sí mismos, pero no siempre cuentan con las herramientas apropiadas para hacerlo. 
Para obtener estas herramientas pueden acudir con un consejero o psicólogo especializado en adolescentes.

El libro
Sí amas a tu adolescente
Autor: Ross Campbell
Editorial: Betania
Sinopsis: Una guía práctica para los padres que quieren entender a sus hijos y orientarlos para que se conviertan en adultos mentalmente sanos y felices. 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK