¿Eres adicto a la pornografía?

Muchos hombres nunca piensan que su uso de la pornografía sea un problema hasta que comienzan a experimentar los síntomas del exceso.
Víctor Jiménez
08/12/2015 - 03:00

No puedo  controlar la urgencia de conectarme al internet, ya sea en mi celular o computadora, para ver películas porno gratuitas, dice Carlos.

“Es tan fácil caer en la adicción con miles de videos a mi disposición. Comienzo cada día pensando que puedo dejar de ver porno, pero siempre vuelvo a caer y caigo más pronto de lo que pensaba”. 

Así describe Carlos su adicción a la pornografía.

Muchos recurren ocasionalmente a videos sexuales en línea para dar rienda suelta a sus fantasías, pero para otros esta actividad afecta y limita sus vidas de manera importante.

Como con otras adicciones, lo que comienza como una actividad inofensiva puede convertirse en algo que consume toda la atención, el tiempo y dinero. El porno-adicto dedica hasta 11 horas a la semana a videos de contenido sexual. A veces pasa el doble o triple de este tiempo frente a un teléfono o computadora viendo porno. 

¿Cuáles son las consecuencias de la porno-adicción? La  adicción a la pornografía puede tener las mismas consecuencias que el alcoholismo, la dogradicción, la adicción a las compras o el juego compulsivo: entre otras, la pérdida de interés en cualquier otra actividad, como el trabajo, la escuela, el deporte o la convivencia con la familia; la baja en el rendimiento en el trabajo o la escuela. 

Sin embargo, una de las principales consecuencias es la afectación a las relaciones románticas con la pareja y su posible desintegración. 

En la vida sexual, con una pareja real, pueden surgir problemas de disfunción eréctil, retraso en la eyaculación y dificultad para alcanzar el orgasmo. 

Al ver pornografía de manera constante, a la persona le cuesta más excitarse. La masturbación constante, asociada a la pornografía, disminuye el deseo sexual hacia su pareja, lo que puede ge nerarle problemas. 

El porno-adicto pone cada vez menos atención al romance y al juego previo al tener intimidad con su pareja. Sígueme en facebook.com/ vjimenez67

Checa si eres adicto:

 ¿El tiempo que dedicas a ver porno va en aumento: de una hora, a varias horas, a días? 

¿Tiendes a ver contenido sexual más intenso, raro o agresivo? 

¿Has encontrado dificultad para dejar de mirar porno, deshaciéndote de tu teléfono o cancelando una suscripción, sólo para retomar la actividad uno o dos días después? 

 ¿Te enojas o te pones a la defensiva si, mientras ves porno, alguien te pregunta qué estás viendo en línea?

¿De repente te das cuenta de que has pasado demasiado tiempo mirando videos sexuales? 

¿Pasas más tiempo viendo pornografía que en actividades sociales, con gente real, haciendo cosas de la vida real no relacionadas con el sexo? 

¿Ves pornografía a cualquier hora del día, aun cuando interrumpas tus deberes, como el trabajo, la escuela e incluso tu tiempo de sueño?

¿Haces hasta lo imposible por no quedarte sin pornografía en línea, aunque sea por poco tiempo?

¿Con frecuencia prefieres ver videos sexuales a tener intimidad con tu pareja?

¿Usas la pornografía para escapar del estrés de la vida diaria, las emociones desagradables, el aburrimiento o las situaciones difíciles de manejar? 

 ¿Tu uso de la pornografía ha hecho que disminuya el gozo al tener sexo con tu pareja? 

¿Te enojas si tu pareja no puede o no quiere actuar como las estrellas del porno? 

Si contestaste sí a tres preguntas o menos, aún no has caído en la adicción al porno. 

Disfrutas de tus fantasías a través de los videos sexuales. Si contestaste sí a cuatro preguntas o más, es muy probable que tengas un problema de adicción a la pornografía y/o masturbación compulsiva. Si contestaste sí a seis o más de las preguntas, definitivamente eres un porno-adicto.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK